jueves, 22 de diciembre de 2016

Los límites y el llanto

7 comentarios
"Siento feo platicar con ella y explicarle y que ella llore. ¡Ayuda por favor!"

"... porque si no se pasa el rato agarrándome de las piernas y no puedo verla llorar. ¿Alguna orientación por favor?"

"Aún así, nada lo conforma y siempre termina en llanto. Esto me enoja y me entristece. ¿Algún consejo?"

Estas tres frases están sacadas de consultas de madres que me han llegado en los últimos días. ¿Veis qué tienen en común? Todas están comprometidas con la crianza respetuosa, y a todas les gustaría establecer un límite de algún tipo pero no lo hacen porque sus hijos lloran, lo cual les causa frustración, enojo, desesperación... 

lunes, 19 de diciembre de 2016

¿Por qué sigue haciéndolo si le he dicho que no?

7 comentarios
Seguro que esta situación os resulta familiar: Los niños hacen algo que no deben, les decimos que eso no se hace, se lo decimos bien, con buenas palabras,... y acto seguido lo vuelven a hacer. Se lo volvemos a decir, otra vez por las buenas, nos miran y... lo vuelven a hacer. Probamos de otra forma, gesto serio, ceño fruncido, tono firme, a ver si esta vez... Nop, lo ha vuelto a hacer. Nos empezamos a enfadar, nuestro tono se vuelve más brusco, pero sigue sin funcionar, lo vuelve a hacer. Perdemos los nervios y empezamos a adentrarnos en el ámbito de los castigos, los gritos, quizás incluso los cachetes... Ese territorio que no queremos pisar porque hemos decidido dirigir nuestro camino por la senda de la crianza respetuosa. Así que nos asalta la duda. ¿Qué pasa? ¿Por qué no funciona? ¿Por qué sigue repitiéndolo a pesar de que le digo que no? ¿Será que la crianza respetuosa es incompatible con la disciplina?

jueves, 15 de diciembre de 2016

Crianza Respetuosa con bebés (0 a 12 meses) según Magda Gerber

1 comentarios
La filosofía RIE, siglas de "Resources for Infant Educarers", nombre de la organización fundada por Magda Gerber, es una gran desconocida en España. Aquí, en mi experiencia, en cuanto a crianza respetuosa sólo se conoce la crianza con apego. Tanto es así que he observado cierta asimilación entre los términos "respetuosa" y "con apego" de manera que hay quien entiende que son sinónimos. Y que si es "respetuosa" tiene necesariamente que ser "con apego", y viceversa, que si no es "con apego" no puede ser "respetuosa". La realidad es que hay muchas otras formas de crianza respetuosa, con elementos comunes pero también con diferencias de visión, y yo creo que es muy interesante conocer el máximo posible de modelos de crianza. Porque en ese conocimiento está la verdadera libertad de elección. A más formas distintas de hacer las cosas conozcas, más puedes escoger lo que mejor te funcione a ti, a tus hijos, a tu familia y a tu forma de entender la vida y la crianza.

En este post me gustaría explicar un poco las principales enseñanzas de Magda Gerber aplicables a bebés, desde el nacimiento hasta aproximadamente los 12 meses (aunque muchas de ellas se podrán seguir aplicando más adelante).

lunes, 12 de diciembre de 2016

La mejor técnica para limpiar la nariz al bebé

1 comentarios

Dicen por ahí que en las consultas de pediatría hay dos estaciones: fiebretosymocos y verano. Como no estamos en verano, eso quiere decir que la mayoría de los papis del hemisferio norte estará lidiando con alguno de los factores de esa tríada, o con todos a la vez. Los mocos, especialmente, es algo que les acompaña en cuanto empiezan a bajar las temperaturas un poco y hasta que vuelvan a empezar a subir, coincidiendo "casualmente" con el inicio y final del curso escolar. No es casual que a los niños se les llame "mocosos". El caso es que los mocos, por ser algo normal, no nos debe y no nos suele preocupar mucho, pero claro, son extremadamente molestos, especialmente para los bebés y niños pequeños que no saben sonarse la nariz y que se ven en dificultades para comer o para dormir. ¿Cómo podemos ayudarles entonces?

jueves, 8 de diciembre de 2016

Canciones y sonidos para ayudar a dormir a los niños (según los científicos)

2 comentarios
El sueño de los bebés y de los niños es una de las principales preocupaciones de los padres. En los primeros meses parece que todo lo que hacemos oscila entre intentar que el bebé se duerma e intentar que siga dormido. El sueño es una de las cosas que más efecto tiene sobre el comportamiento y el bienestar del niño (y del resto de la familia), así que siempre hay investigaciones al respecto en marcha.

La semana pasada empezó a correr como la pólvora un enlace a una canción que según un estudio de Mindlab International llevado a cabo por neurocientíficos era la más relajante que existe actualmente. La canción en cuestión se compuso en 2011 en una colaboración entre la banda Marconi Union y la Academia Británica de Terapia Auditiva, precisamente con esa intención en mente. Los investigadores concluyeron que esta canción reducía los niveles de estrés en un 65% y bajaba las pulsaciones en un 35%. Los arreglos musicales de la canción están pensados para producir una especie de estado de trance. La canción es tan relajante que se recomienda que no se escuche mientras se conduce o se realizan actividades de riesgo. Así que, como no podía ser de otra manera, muchos papás y mamás han querido probar a ver si funcionaba con sus pequeños...

martes, 6 de diciembre de 2016

Yo soy el adulto

0 comentarios

Yo soy el adulto.


Yo pongo los límites, pero no por capricho. Ser caprichoso no es de adultos. Yo pongo los límites por salud, por seguridad y por respeto, a ti, a mí, y a los que nos rodean. 

lunes, 5 de diciembre de 2016

Cómo hacer una mesa de observación sobre el Sistema Solar

1 comentarios
Últimamente el peque ha estado mostrando bastante interés por los planetas. Llevaba un tiempo que mencionaba esporádicamente a Marte o a Júpiter, con lo que dedujimos que lo estaban viendo en clase. El hecho de que lo nombrara ya era señal de interés especial, ya que normalmente no nos cuenta nada de lo que hacen en el cole. Así que pensé que sería buen momento para prepararle una mesa de observación sobre el Sistema Solar.

Las mesas de observación son una herramienta que se utiliza mucho en los ámbitos en los que se fomenta el aprendizaje dirigido por el niño. Se utiliza muchísimo en los ámbitos de homeschoolers (los que dan clase en casa) y de Montessori. No es en sí mismo una herramienta de la pedagogía Montessori, pero con el tiempo se ha ido convirtiendo en uno de los ambientes preparados fundamentales. Se trata, entonces, de preparar un espacio (tradicionalmente una mesa) con elementos relacionados con un mismo tema. Se dejan ahí para que el niño pueda explorar, manipular, y aprender por motivación propia. La que nosotros hemos preparado no es muy grande, pero está siendo un éxito rotundo. Tiene algunos materiales comprados, y otros realizados por mí. En esta entrada os contaré lo que hemos utilizado, por si alguna tiene en casa a un pequeño astronauta en potencia.

jueves, 1 de diciembre de 2016

La maternidad y los miedos: Cómo evitar que influyan en tu hijo.

1 comentarios
Yo siempre he sido bastante optimista y bastante despreocupada. Nunca me han agobiado las cosas del futuro porque mi experiencia es que al final todo se arregla y si no se arregla siempre hay alguna manera de seguir adelante. Así que para mí fue una experiencia nueva cuando decidimos empezar a buscar un bebé y mi cabeza se llenó de temores y de 'y si's.

"¿Y si no podemos tener hijos?"
"¿Y si lo pierdo?"
"¿Y si no viene bien?"
"¿Y si no puedo darle el pecho?"
"¿Y si se pone malito?"

Era una sensación extraña. Cuando por fin tuvimos nuestro positivo, fue una gran felicidad, pero era una felicidad que tenía siempre algún miedo latiendo detrás. Un miedo subyacente que estaba siempre presente en mayor o menor medida.

Para superar ese miedo decidí que necesitaba sentir que tenía el control de la situación, así que me puse a estudiar y a leer y a pensar. Para las situaciones que no podía controlar imaginaba escenarios en las que las cosas no salían bien, y me visualizaba superándolas. Y para las que sí podía controlar, me sumergía a estudiar todo lo que cayera en mis manos. Fue mi manera de ir superando los muchos miedos, temores e inseguridades que tenía entonces.

La información y el conocimiento me ayudaron muchísimo: Leer la experiencia de otras madres; Leer lo que la ciencia dice en ciertos temas de crianza; Ver una y otra vez las mismas consultas y aprender de las respuestas. Todo ello fue llenando mi mochila de herramientas de forma que cuando me llegaba el turno de experimentar aquello sobre lo que ya había leído, todo me resultaba más familiar.

En el post de hoy, voy a hablaros de algunos de algunos de los temores más comunes y cómo los hemos ido enfrentando nosotros en casa. Evidentemente son temores de familia privilegiada, que tiene salud y que no tiene problemas para cubrir sus necesidades básicas. Otras familias tendrán otra clase de temores, probablemente mucho más serios y de más difícil solución. Aún así espero que podáis encontrar algo de utilidad en esta entrada:

lunes, 28 de noviembre de 2016

Fantasía vs honestidad: ¿qué hacemos en Navidad?

1 comentarios
Ya empiezan a verse preguntas de este tipo por los grupos de mamis... ¿Qué hacéis con los mitos y la magia de la Navidad? ¿Qué hacéis con Papá Noel? ¿Qué hacéis con los Reyes Magos? ¿Son estos mitos una parte intrínseca de la magia de la Navidad o son simplemente mentiras y engaños? La respuesta, como todo en esta vida, no es simple. O tal vez sí. La respuesta es, depende.

Depende de lo que tú creas, depende de cuáles fueron tus experiencias cuando eras niño, de qué lugar ocupó la magia en tu infancia y del recuerdo que tienes de ello, depende del valor que le des a la sinceridad y si la pones por encima de la ilusión. Depende de tus valores, y no creo que haya una única respuesta correcta.

¿Qué dicen las teorías de crianza? Hay para todos los gustos:

jueves, 24 de noviembre de 2016

¿Sientes que tu relación con tus hijos no va bien? 9 Pautas para reparar la relación con los hijos

0 comentarios
¿Te cae bien tu hijo o hija? Sé que puede ser una pregunta rara. No te estoy preguntando si le quieres, te estoy preguntando si te cae bien. Si te gusta estar con él, si te ríes con sus cosas, si te interesa lo que te cuenta, si te gusta jugar con él. Tampoco me refiero a si te gustan estas cosas toooodooo el rato, pero un porcentaje amplio. Dime, ¿te cae bien tu hijo?

Igual que en una relación amorosa, puede pasar que la relación se desgaste por el día a día, que las prisas, el estrés, la rutina, el estar atascado en una dinámica de lucha de poder a ver quién puede más, el "ellos contra nosotros", el "aquí mando yo", todo ello puede hacer que con el tiempo nos vayamos alejando de nuestro pequeñín hasta llegar al punto en el que casi todo lo que hace nos molesta. Ya no nos cae bien. Suele pasar que idealizamos el tiempo en el que eran bebés, cuando no hablaba ni replicaba, cuando no nos desafiaba...: "con lo monos que eran de pequeños", "cuando era un bebé me daban ganas de comérmelo, y cuando creció ¡me arrepentí de no habérmelo comido de verdad!"

Cuando algo así nos pasa con nuestra pareja, hay quien intenta arreglarlo y hay quien elige separarse. Pero con nuestros hijos no tenemos elección. No nos podemos divorciar de nuestros hijos, así que las opciones son intentar arreglarlo o vivir con el conflicto y la distancia aumentando paulatinamente.

¿Qué puedes hacer para mejorar vuestra relación? Necesitas volver a enamorarte

¿Recuerdas lo que sentiste la primera vez que lo vistes? ¿Los primeros meses? ¿el primer año? Seguro que eran difíciles, seguro que eran estresantes, pero mirabas a tu bebé y se te caía la baba. Necesitas volver a sentir eso. ¿Cómo? Vamos a ver algunos consejos que pueden ayudarte:

lunes, 21 de noviembre de 2016

Razones por las que no deberíamos sentar a los bebés

1 comentarios
¡Que levante la mano quien haya sentado alguna vez a su bebé mucho antes de que estuviera preparado para hacerlo por sí mismo! No me veis, pero tengo la mano levantada. No os veo, pero sé que el 90% (o más) de vosotros, tiene la mano levantada. Lo de sentar a los bebés es una práctica extremadamente común. Los ponemos en un rinconcito del sofá, les llenamos los costados de cojines y los dejamos sentaditos, aunque sea un momento, lo que tardamos en hacerle una foto con ese conjuntino tan cuqui que le regaló la abuela... (¡la de fotos que tengo yo así!) Los sentamos en nuestro regazo, aunque apenas tengan fuerza aun para sostener la cabeza. Y en cuanto empiezan a sostenerse un poco, los ponemos directamente sentados en el suelo con unos cuantos cojines y juguetes a su alrededor para que juegue, aunque la verdad es que no controla mucho y en cuanto intenta alcanzar un juguete, pierde el control de su cuerpo y termina cayéndose. Estoy segura de que la inmensa mayoría de vosotros es capaz de visualizar perfectamente lo que le estoy contando porque lo ha visto de primera mano.

El caso es que desde el punto de vista del desarrollo motor grueso, estamos cometiendo un error.


jueves, 17 de noviembre de 2016

Consultas del blog: Mi bebé grita constantemente para reclamar atención.

2 comentarios
"Mi bebé tiene 9 meses y últimamente hace berrinche (o siento que hace berrinche, no lo se). A la hora de la comida se pone de mal humor, empieza a gritar. Cuando su papá llega y no lo carga de inmediato grita. Cuando mamá o papá conversan con otros adultos. Cuando mamá está en la cocina. De verdad los últimos días han sido de escuchar al bebé gritar y de mal humor, yo no se como corregirlo porque está muy pequeño. A mi alrededor hay gente diciendo que es malcriado y que lo deje llorar, o le se una nalgada pero yo no estoy de acuerdo. Un consejo por acá no me viene mal..."

lunes, 14 de noviembre de 2016

La importancia del juego abierto y algunas ideas para regalar

0 comentarios
Ya he mencionado alguna vez la grandísima importancia del juego abierto en el desarrollo de la creatividad, la concentración y la imaginación de los niños. En general, cuanto menos hace un juguete, más hace la mente del niño. Y viceversa. En todas las pedagogías alternativas se hace gran hincapié en esto. Las más populares hoy en día, Montessori y Waldorf, abogan por juguetes y materiales de materiales naturales (madera, piedra, metal) que abra al niño a un mundo de posibilidades. Hoy os voy a contar cuales de estos juguetes tenemos nosotros, por si queréis ideas para hacer algún regalo. Sólo una cosa, la mayoría de estos juguetes son de tiendas artesanas, lo digo para que tengáis en cuenta los plazos por si vais ajustados de tiempo.

jueves, 10 de noviembre de 2016

"¿Cómo lidio con los celos y berrinches de mi hija mayor sin perder los nervios?"

2 comentarios
En ocasiones seguimos un camino un poco por inercia, porque es el que conocemos y el que mucha gente sigue, aunque a mitad de camino nos damos cuenta de que no nos está gustando el viaje, y de que iríamos más cómodos o más contentos o más satisfechos yendo por otro camino. Podríamos cambiar de camino, perfectamente. Es posible, pero parece difícil. No sabemos exactamente cómo es ese camino, aunque lo que vemos desde nuestra posición nos gusta. Además, mucha gente que nos rodea y que va por el mismo camino que nosotros nos desanima. "Déjate de cosas raras, siempre hemos ido por este camino y nos ha ido bien." Algunos incluso se toman a mal que quieras ir por otro sitio "¿es que te crees mejor que nosotros?", te dicen. Total, que el cambio se antoja difícil. Pero eso no quiere decir que no puedas hacerlo. Por supuesto que sí. Solo tienes que dar el paso.

Algo así es lo que le pasaba a la mamá de la consulta que os traigo hoy.  Estamos en el caso de una joven mamá con dos pequeñas bastante próximas en edad, en las que intervienen diversos factores: los desbordes emocionales típicos de las edades de ambas, los celos de la mayor hacia la menor, las peleas y riñas entre ellas, y el deseo de enfrentarse a todo esto desde una disciplina positiva que hasta ahora no han estado utilizando. Como siempre, no está permitido emitir valores de juicio. Sé que muchas encontraréis reprobable la forma en la que han estado gestionando la situación hasta ahora. Ella también lo sabe y quiere cambiar. Tanto para ella como para cualquier otra mamá que se encuentre en este camino hacia una crianza respetuosa: lo importante es pedir ayuda y aprender las herramientas necesarias. Y para eso estamos aquí.

viernes, 4 de noviembre de 2016

Cómo la crianza respetuosa y RIE nos ayudó en nuestra primera visita a Urgencias

0 comentarios
Hoy ha sido un día de estos que agradezco tener a RIE en mi vida.

Mi hijo (2.10 años) se ha caído del sofá con tan mala suerte que se ha dado con el radiador y se ha hecho una herida en la cabeza. Ha sangrado mucho pero no ha mostrado ningún síntoma de contusión. La duda era si la herida necesitaba algún punto o no. Ha llorado, obviamente, pero he conseguido estar tranquila todo el rato. Cuando lo he visto muy alterado he parado de intentar limpiar para poder ver la herida, le he dicho que necesitaba mirar la herida pero que podíamos esperar a que se calmara un poco. Hemos contado hasta 10 y me ha dejado mirarlo, o mejor dicho, ha peleado con menos intensidad y he podido verla lo suficiente como para decidir llevarlo a urgencias.

jueves, 3 de noviembre de 2016

Cómo enseñar a los niños cómo funciona el cerebro (y aprender nosotros de paso)

4 comentarios
La inteligencia emocional es una de las asignaturas pendientes de nuestra sociedad. El ser humano es un ser emocional, y sin embargo durante siglos las emociones han sido socialmente rechazadas, con mensajes tan dañinos como "los chicos no lloran", "deja de llorar como una niña", "eres una histérica", "¿estás en esos días o qué?" cuando personas de uno u otro género demuestran emociones que la sociedad interpreta como negativas. Esto sucede incluso con las que la sociedad interpreta como emociones positivas, con frases como "se va riendo solo como los locos". El caso es que la expresión de nuestras emociones incomoda, y eso es básicamente porque no sabemos qué hacer con ellas. No sabemos manejarlas, ni las nuestras ni las de los demás. Así que preferiríamos simplemente no verlas. Por eso desde niños nos martillean con aquello de "no llores, que te pones muy feo", dejando claro el mensaje que mostrar nuestras emociones es algo socialmente rechazado.

No sé si será necesario entrar en por qué esa manera de reprimir nuestras emociones tiene efectos profundamente negativos. Pero solamente daré un dato: no es ninguna casualidad que los hombres, a los que se les obliga a reprimir sus sentimientos más que a las mujeres, lideren las tasas de violencia hacia sí mismos y hacia otros. No voy a entrar en el sexismo que rodea a la gestión, o mejor dicho no gestión, de las emociones en nuestra sociedad, porque entonces esto se convertiría en una tesis doctoral. Simplemente es un ejemplo de la grandísima importancia que tiene una buena educación emocional para nuestros hijos.

El artículo que os traigo hoy me parece una joya de la pedagogía. Explica cómo funciona el cerebro de una forma que los niños pueden entender, y de paso nos enseña también a los padres. Este conocimiento nos va a equipar, tanto a adultos como a niños, para entender la importancia de las emociones y va a sentar las bases para aprender a gestionarlas de mejor manera.

lunes, 31 de octubre de 2016

"Mi hijo no sabe jugar solo": Deja de entretener a tu hijo (en tres pasos) de Janet Lansbury

1 comentarios
Es una consulta muy frecuente: "Mi hijo no sabe jugar solo, me requiere todo el rato ¡y yo necesito hacer otras cosas! ¿Cómo puedo hacer para que se entretenga solo aunque sea un ratito?" 

Mucha gente encuentra la solución a esto poniéndole dibujos. La poderosa atracción de la pantalla hace que sea suficiente. Pero tal vez estamos intentando reducir el tiempo que pasa nuestro hijo frente a la pantalla. Tal vez preferiríamos que estuviera ocupando su tiempo en actividades más productivas y creativas. Otros prefieren hacer al bebé partícipes de las tareas, que es una idea estupenda, especialmente si no tienes prisa. Pero a veces preferiríamos poder hacer lo que sea a nuestro ritmo y agradeceríamos que el peque quisiera quedaré jugando aunque fuera media hora.

Lo ideal sería prevenir desde bebés y evitar caer en "la trampa del entretenimiento" como lo llama Janet Lansbury, siendo conscientes de que los bebés no se aburren y que si les damos la oportunidad son capaces de desarrollar amplísimos periodos de concentración y de juego independiente. Pero si nos encontramos en el aquí y ahora de un niño pequeño que no sabe entretenerse solo y nos reclama para todo, ¿qué podemos hacer?

viernes, 28 de octubre de 2016

Mis Mantras de Crianza Favoritos

2 comentarios
Hoy os traigo un regalo muy especial que os he preparado con un poco de retraso.
Había pensado en hacer algún sorteo o algo así cuando la página de Facebook llegara a los 1000 seguidores, pero al final me pareció complicado y lo dejé. Así que se me ha ocurrido prepararos algo de lo que os podáis beneficiar todos. He preparado un pdf con los mejores mantras de crianza. Frases cortas para tenerlas siempre presente, podéis incluso imprimirlas y repartirlas por la casa, o haceros vuestra propia versión casera. En el pdf podéis encontrar todas estas fotos que os dejo aquí, más una versión solo texto (en bonito) por si preferís la frase sin imágenes. 

jueves, 27 de octubre de 2016

La alternativa al "rincón de pensar" o "tiempo fuera" (Time out)

7 comentarios
El rincón o la sillita de pensar es una estrategia de disciplina conductivista que se hizo muy popular en España de la mano del programa Super Nanny, aunque imagino que ya se usaba con anterioridad. El rincón de pensar consiste en que cuando el pequeño, de cualquier edad, hace algo que no debe (tirar un juguete, pegar a su hermano... lo que fuera) se le castiga en una silla o un rincón apartado donde estar solo durante tanto tiempo como edad tenga: un minuto por año de edad. Recuerdo haber visto en el programa utilizar la silla de pensar con un niño de dos años. En principio parece una herramienta de disciplina bastante "benévola" porque al fin y al cabo un castigo de dos minutos no parece gran cosa, pero, sinceramente ¿qué se supone que tiene que pensar o reflexionar un niño de esa edad? ¿qué es lo que enseña realmente esa herramienta? y lo que es más importante ¿hay alguna alternativa?

lunes, 24 de octubre de 2016

Estrategia: Facilita la transición a otra actividad ¡Conectando!

0 comentarios
Los que tenéis niños que ya no son bebés sabéis lo difícil que resultan a veces las transiciones. Me refiero a esos momentos en los que nuestros hijos están enfrascados en algo y nos toca avisarles de que hay que pasar a hacer otra cosa. Están en el parque y hay que irse a casa, están jugando en su cuarto y es hora de cenar, están viendo la tele y es hora de bañarse... Os hacéis una idea, ¿verdad? Estas transiciones son muchas veces fuente de conflictos y de enfados, y a menudo nos hace temerlas. Más de una vez he visto a mi hijo pasándoselo genial y he ido retrasando el momento de irnos lo máximo posible, y cuando no lo podía retrasar más me he dicho a mí misma, "uff, verás ahora la que me monta." Esto es hasta que descubrí la estrategia que os traigo hoy y que es tan sencilla como eficaz. De momento llevo unos días probándola específicamente con la idea de escribir esta entrada contándooslo y tengo que decir que ¡funciona!

jueves, 20 de octubre de 2016

Por qué las madres se acuestan tarde

3 comentarios
La entrada de hoy quiero dedicársela a mi madre. Desde que tengo memoria mi madre se ha ido a la cama tarde. Tardísimo. A veces a las 3 de la mañana, incluso. Y luego por la mañana le costaba la misma vida levantarse. Desde que tengo memoria nos hemos metido con ella por irse a dormir tan tarde y luego morirse de sueño durante el día. Alguna vez, ya de mayor, nos dijo que era porque le encantaba la sensación de la casa en silencio, cuando ya todas estábamos acostadas. Nosotras somos tres hermanas, yo soy la mayor, mis hermanas son mellizas, y nos llevamos 16 meses. Así que mi madre se encontró con tres bebés a la vez. No me extraña que el silencio fuera para ella una sensación maravillosa...

lunes, 17 de octubre de 2016

"Mis padres me pegan lo normal"

3 comentarios
En 2001 el doctor Miguel Lorente Acosta publicó un libro sobre el drama de los malos tratos titulado "Mi marido me pega lo normal". La frase, según cuenta, se la había dicho una paciente con la cara amoratada cuando le preguntaron si su marido la maltrataba. La prensa alabó mucho el título de la obra porque ponía en relieve lo que entonces todavía existía: la normalización del maltrato a la mujer. En la época en la que se publicó el libro, la sensibilización sobre el tema del maltrato a la mujer estaba en aumento, pero durante la década anterior una gran parte de la sociedad española seguía viendo la violencia doméstica como algo normal, algo privado. 


viernes, 14 de octubre de 2016

"Sin castigos" no significa "sin consecuencias".

9 comentarios
Dice el Juez de menores Emilio Calatayud que que alguien le diga cómo se puede educar sin cachetes. Dice también que no hay término medio en esta sociedad, que pasamos del educar "porque yo lo digo" a la más total permisividad. Dejando de lado lo tristísimo que me parece las declaraciones de un juez que se hizo famoso porque sus sentencias, en lugar de ser punitivas, iban a dirigidas a resolver la causa base de la delincuencia juvenil en muchos casos (la falta de formación y de expectativa de futuro), me gustaría que los que me leéis supierais que sí existe el término medio. Todo mi blog está dirigido precisamente a enseñar que sí hay término medio, que se puede educar con límites y sin violencia. Es más, incluso se puede educar con límites y sin castigos. Porque ninguna de las dos cosas resuelve nada, y a la larga corremos el riesgo de crear más problemas de los que teníamos. Pero hay que tener claro una cosa:


"SIN CASTIGOS" 


NO SIGNIFICA 


"SIN CONSECUENCIAS"

jueves, 13 de octubre de 2016

"Nos levanta la mano, es muy exigente y no nos hace caso."

0 comentarios
Hoy os traigo un nuevo Supuesto Práctico de Crianza con la idea de que veamos qué haríamos nosotros en este caso. Esta vez una mami pide ayuda porque su peque de 5 años les levanta la mano, no les hace caso cuando le piden que haga algo y a su vez es muy exigente e impaciente.

Como siempre en los Supuestos Prácticos, se trata de ponernos en situación y de reflexionar sobre cómo actuaríamos desde la perspectiva de la disciplina positiva y la crianza respetuosa. Está prohibido tanto juzgar las acciones de los padres como por supuesto la de los niños. Veamos el mensaje en concreto:

jueves, 6 de octubre de 2016

Casos reales de accidentes con sillas a contramarcha

0 comentarios
En el post anterior os hablé del peligro que supone viajar en una silla a favor de la marcha para un niño menor de 4 años. Sé que mucha gente prefirió no leerlo. Sé que el post hizo que más de uno dejara de seguirme por las redes, incluso sé que hay quien directamente pidió a Facebook que ocultara la publicación. Entiendo el miedo que causa, especialmente si tu hijo ya tiene una silla a favor de la marcha y por los motivos que sean no tienes intención de cambiarlo a una silla a contramarcha.

Por eso esta vez he querido traer un post un poco más positivo. En lugar de enfocar en el peligro de las sillas a favor de la marcha nos vamos a enfocar en la seguridad de las sillas a contramarcha.

lunes, 3 de octubre de 2016

Todo lo que necesitas saber sobre las sillas a contramarcha.

6 comentarios
¿Alguna vez se te pasaría por la cabeza que sería buena idea saltar con un paracaídas atado al cuello? Por supuesto que no. Parece de sentido común, ¿verdad? Al saltar, la fuerza de la gravedad tiraría de nuestro cuerpo hacia abajo, y la fuerza del paracaídas tiraría de nuestro cuello hacia arriba. ¿Evitaría que nos estampáramos contra el suelo? Seguro que sí. Pero el precio a esa "sujeción"sería un cuello roto. Lo mismo sucede con las sillas a favor de la marcha. Están diseñadas para retener al niño, para que en caso de colisión, este no salga despedido del coche y golpee con las partes duras del mismo o directamente reviente la luna con la cabeza y termine en la carretera. Pero el precio a esa sujeción es una lesión en el cuello, casi siempre grave y en muchas ocasiones mortal. Las leyes de la física son las mismas que con el paracaídas. La silla sujeta el cuerpo, pero la inercia lanza la cabeza hacia adelante con la misma velocidad a la que iba el coche. El cuello de los adultos se resiente siempre. El de los niños, directamente no lo resiste. Las sillas a favor de la marcha sujetan, pero no protegen.

Las sillas a contramarcha son un tema que apareció en mi vida por casualidad hace un poco más de dos años. Creo recordar que fue por casualidad, un comentario en un grupo de facebook que hablaba de ellas como de pasada. Me puse a investigar y descubrí todo un mundo que no conocía. Hasta ese momento estaba convencida de que las sillas del coche eran todas más o menos iguales. Y me había pasado por la cabeza comprar una de esas tan baratitas del Carrefour, una que fuera grupo 1-2-3 que ya le durara para siempre. En ese momento el peque estaba usando un grupo 0+ que me había prestado mi hermana. Una vez que leí todo lo que encontraba sobre el tema, y que vi todos los videos de los crash tests que comparaban las sillas a favor de la marcha con las que van a contramarcha, lo tuve clarísimo: Mi hijo iría a contramarcha todo el tiempo que fuera posible. Y entonces empecé a hacer lo que hacemos todos cuando descubrimos algo importante que pone en peligro a la vida de los hijos de la gente: CONTARLO A LOS CUATRO VIENTOS.

jueves, 29 de septiembre de 2016

Estrategia: Parar conductas indeseadas en niños pequeños con una sola frase mágica.

12 comentarios
Habéis entrado en el blog atraídos por la promesa del título. Una frase mágica que haga que tu hijo pare de hacer eso que no quieres que haga. Una suerte de Abracadabra de la disciplina. Lo que os traigo hoy es casi, casi eso. Aunque no exactamente... En realidad, es mucho más.

Siguiendo a Janet Lansbury he aprendido la frase que más veces he utilizado en estos dos años y pico: "No voy a dejar que hagas eso". Si seguís el blog, seguro que la habéis visto muchas veces: en los supuestos prácticos, en algunos artículos traducidos o cuando os cuento mi experiencia. Seguro que pensáis que lo de llamarla frase mágica en el título es para crear expectativa, pero no (bueno, vale, un poco sí) el caso es que de verdad a veces parece mágica.

lunes, 26 de septiembre de 2016

Cambios de pañal: Cuando los bebés lloran

2 comentarios
Mi peque ya no lleva pañales, pero todavía recuerdo que hubo una época que era una guerra. Seguro que sabéis cómo es: lloran, se retuercen, hacen el tablón, se dan la vuelta como un cocodrilo... Según la edad que tengan, el repertorio es distinto. No recuerdo la edad concreta que tenía el mismo cuando empezó a resistirse a los cambios, rondaría los 8-10 meses, pero sí que recuerdo lo que hice para solucionarlo y lo mucho que me funcionó. También recuerdo que el consejo, como no, vino de Janet Lansbury.

jueves, 22 de septiembre de 2016

"Mi bebé nos pega y nos llama malos"

2 comentarios
Mi pequeñín de año y medio nos pega a su padre y a mí y nos dice "malos" cuando se enfada con nosotros porque no le dejamos hacer algo. Nosotros jamás le hemos pegado ni le hemos llamado malo, y no va a la guardería así que no tengo ni idea de donde lo ha podido sacar. Nosotros lo criamos con muchísimo amor y le explicamos que no está bien pegar y que nos ponemos tristes cuando lo hace, pero de momento no está funcionando. ¿Qué podemos hacer?

jueves, 15 de septiembre de 2016

Por qué evitar decir "Muy bien" a los niños y qué decirles en su lugar.

11 comentarios
El año pasado hubo un tiempo que estuve obsesionada con los estudios de Carol Dweck sobre Mentalidad de Desarrollo. Carol Dweck es una científica estadounidense que ha estudiado entre otras cosas cómo afecta el elogio al desarrollo de los niños, específicamente al desarrollo académico. 

Parte de esos estudios consistieron en hacer un experimento en el que daban ciertas tareas a tres grupos de niños. A un grupo le alababan la inteligencia "¡Qué bien! ¡Que listo eres!", al otro le alababan el esfuerzo "¡Wow! ¡Te has esforzado muchísimo!" y el otro era el grupo de control al que no le hacían ningún tipo de alabanza. Los resultados fueron apabullantes. En las distintas pruebas, los niños que eran alabados por su esfuerzo elegían enfrentarse a pruebas más difíciles, lo intentaban durante más tiempo y mantenían una actitud más positiva. Sin embargo, los que eran alabados por su inteligencia elegían mayoritariamente las pruebas más sencillas y se rendían antes cuando se encontraban dificultades, teniendo en general una actitud más derrotista. 

La conclusión a la que llegaron fue que los niños intentaban mantener la imagen que de ellos se había hecho su interlocutor: si se había llevado la impresión de que era muy listo, evitaban las pruebas difíciles que pudieran hacerles parecer "tontos", rehuían el error, y lo veían como algo muy negativo; sin embargo, si pensaban que se había llevado la impresión de que era muy trabajador, intentaban mantener esa imagen esforzándose más y escogiendo tareas que les llevaran más tiempo a pesar de ser más difíciles. 

Estos estudios han llevado en muchos centros educativos de EEUU a borrar del mapa los elogios a la inteligencia, y han sido sustituidos por otro tipo de elogio. Pero la doctora Dweck ha alzado la voz para decir que si el elogio al esfuerzo está vacío (no invita a la reflexión, no propone estrategias alternativas, se utiliza a pesar de que el esfuerzo no ha sido tal), al final van a conseguir los mismos resultados que con los elogios a la inteligencia.

Por eso os he traído el artículo de hoy: Praising Children: Evaluative vs. Descriptive Praise (Elogiar a los niños: El elogio Evaluativo frente al Descriptivo), escrito por Laurie Feola de la web Playful Learning. Es un artículo bastante sencillo que explica las diferencias entre el elogio evaluativo y el elogio descriptivo y de cómo sustituir uno por el otro tiene efectos en la autoestima de nuestros niños.

lunes, 12 de septiembre de 2016

Gestionar el llanto del inicio del cole. "El Secreto para salir por la puerta con un niño que se resiste" de Janet Lansbury

2 comentarios
En tercero de carrera me fui de Erasmus. La primera noche allí me "jarté" de llorar. Tenía 20 años y mi novio (el que ahora es mi marido) estaba conmigo. Y no es que hubiera venido a acompañarme, no, también tenía beca y la íbamos a pasar juntos. Pero era la primera vez que salía de España, yo que no había salido apenas de mi comunidad, y la primera vez que estaba tan lejos de mis padres. Era un sitio nuevo, diferente, compartiendo piso con gente a quien no conocía y tenía todo un curso por delante allí. Así que por la noche, ya en la cama, me puse a llorar como una magdalena y a decir que me quería ir a casa. No era cierto, no quería irme, no iba a irme de ninguna manera. Pero en ese momento, ese sentimiento me embargaba. Si esto me pasó a mí, que ya era una adulta, y que además estaba muy bien acompañada, ¿qué no les pasará a los peques que comienzan ahora su primer curso en la guarde o en el cole de mayores?

Entiendo perfectamente lo que sienten. Hayan estado en casa, o en la guarde, empezar el cole de mayores es toda una experiencia, cargada de grandes emociones. La emoción, el miedo, las caras nuevas, el echar de menos a papá y mamá,... todo es un cóctel perfecto para el llanto. ¿Qué podemos hacer cuando nuestros peques lloran porque no quieren ir o no quieren quedarse en el cole?

El artículo de Janet Lansbury que os traigo hoy: The Secret to Getting out of the Door with a Resistant Child (El secreto para salir por la puerta con un niño que se resiste) nos explica un poco qué es lo mejor que podemos hacer de cara a esas grandes emociones de los primeros días de cole. Espero que os guste:


jueves, 8 de septiembre de 2016

"Ayudar a los niños pequeños a resolver conflictos" de Janet Lansbury

1 comentarios

No nos gusta ver a nuestros hijos sufrir, ¿verdad que no? En una época en la que el bullying comienza a ser visto como un problema social de magnitudes enormes, nos preocupa que nuestros hijos no sean víctimas. Tanto, que se nos plantea como duda cómo ayudarles, incluso antes de que nazca. Este post nace, en parte, por la petición de una amiga del blog que está embarazada de su primer bebé. Fijaos si es un tema que nos preocupa.

Vaya por delante que en este post no se pretende entrar en un tema tan complejo como el bullying. Aquí nos vamos a referir a conflictos típicos de niños pequeños: pegar, morder, quitar juguetes, normalmente con la supervisión de un adulto, porque con esas edades no se les suele dejar solos, al menos no por mucho tiempo. Será por tanto una circunstancia de conflicto más o menos controlado, porque habrá adultos pendientes de que la cosa no "se vaya de madre".

lunes, 5 de septiembre de 2016

Estrategia: Dales con la imaginación lo que no puedes darle en la realidad. ¡Funciona!

0 comentarios
No sé si os habéis dado cuenta, pero la mayoría de las veces, usar la lógica no funciona con nuestros niños. Explicarles de manera super razonada, ¡y razonable! el por qué eso que están pidiendo es imposible, o no está en nuestras manos, o ahora no es el momento, o va a tener que esperar hasta otro día... (seguro que ya os vais haciendo una idea) no funciona. Simple y llanamente, no funciona. Ya sabéis que tenéis la posibilidad de aceptar el disgusto y permitir su expresión, acompañar el llanto y demás. Pero a veces, ¡a veces preferiríamos no tener que lidiar con esas emociones! Para esas ocasiones os he traído una estrategia que personalmente me gusta y utilizo mucho: conceder con la imaginación lo que no puedes conceder con la realidad. ¿Recordáis ese anuncio tan triste en el que la mamá le daba a la niña un bocadillo vacío y le decía que era un bocadillo mágico y que podía imaginarse lo que quisiera que hubiera dentro? Pues algo así.

jueves, 1 de septiembre de 2016

"No se está portando mal, lo está pasando mal"

7 comentarios
Hoy hemos tenido un día un poco más difícil que de costumbre. Tenemos una inmensa suerte con nuestro peque, que de costumbre es un niño alegre y fácil de llevar. Pero hoy ha tenido un mal día. Ha llorado y se ha enfadado varias veces por cosas que a nuestros ojos pasaban desapercibidas. Se ha frustrado porque quería salir pero no quería vestirse, después porque no quería entrar en casa, porque quería comer, porque no quería sentarse en la trona, porque no quería más comida, porque no quería bajarse de la trona, porque quería bajarse de la trona, porque no quería que le quitara el babero... En fin, os hacéis una idea. Lo que se dice un mal día.

lunes, 29 de agosto de 2016

Cuando los niños pegan, muerden o dar patadas, de Janet Lansbury

2 comentarios
Esta consulta la he visto mil veces en los grupos de facebook en los que me muevo: mi hijo pega, y no sé qué hacer. Cuando sigues una crianza tradicional, la respuesta a es fácil, la conocemos todos. Iría en la línea de esto: "Yo le doy en la mano un golpecito, le miro muy seria y digo "No se pega" y luego la dejo un ratito en el rincón de pensar." Pero cuando sigues una línea de crianza respetuosa y quieres evitar castigos y cachetes, ¿qué haces? Los consejos suelen ir en el sentido de "Yo le cojo la mano y la pongo en mi cara, y le digo, mira, así, suave", que puede funcionar con niños muy pequeños que no distinguen una caricia de un guantazo. Pero ¿y si es un niño mayor que lo que de verdad quiere es pegarte? "Le explico que eso no se hace, que nos ponemos tristes". ¿Y si eso ya lo sabe? ¿y si lo que quiere es que te pongas triste? En fin, muchas veces nos encontramos con un niño que no es capaz de controlar el impulso natural y totalmente apropiado a su nivel de desarrollo de pegar y nos encontramos sin las herramientas adecuadas para entenderle y ayudarle. Espero que este artículo que traigo hoy os ayude tanto como nos ayudó a nosotros.

jueves, 25 de agosto de 2016

"Mi hijo pega y no sé qué hacer."

2 comentarios
¿Tu hijo pequeño muestra cierta agresividad que no sabes cómo gestionar? ¿Te pega a ti o a otros? ¿Intentas explicarle con cariño que eso no se puede hacer pero no parece funcionar? ¿Terminas poniéndote nerviosa por la frustración? Tranquila, no estás sola.

Una mamá de uno de los grupos de facebook que frecuento colgó una consulta que me ha dado permiso para compartir con vosotros. El objetivo, como siempre, no es juzgar los posibles errores que haya cometido sino aprender todos juntos aplicando lo que vamos aprendiendo a casos concretos, de manera que sea más fácil y práctico de entender.

La consulta era la siguiente:

jueves, 18 de agosto de 2016

Cuando nuestros hijos prefieren a un padre (y rechazan al otro) de Janet Lansbury

2 comentarios
En la entrada anterior os compartí un artículo precioso en el que una madre contaba cómo estaba reparando su relación con su hija a base de reafirmarle su amor incondicional. Siguiendo con esa línea, esta semana os traigo las indicaciones generales que nos hace Janet Lansbury cuando nuestro hijo muestra preferencia por uno de nosotros y rechazo por el otro. El artículo original es When Children Prefer One Parent y podéis leerlo directamente en ese enlace. Aquí os dejo mi traducción. Espero que os guste y os resulte útil:

lunes, 15 de agosto de 2016

"¡Vete, mamá!" de Janet Lansbury: El poder sanador del amor incondicional.

3 comentarios
Daríamos la vida por ellos. Los miramos y son lo más grande que nos ha podido pasar. Los amamos con cada fibra de nuestro ser. Por eso duele tanto sentirse rechazado por ellos. Hay muchas causas por las que un niño puede rechazar a uno de sus padres, puede ser que haya empezado a trabajar después de un tiempo en casa y el niño esté molesto por el cambio, puede ser que pase por épocas en las que prefiere a un progenitor, y esta preferencia va cambiando periódicamente, puede ser que haya un nuevo bebé en camino y el miedo y los celos los esté canalizando en enfado hacia la madre. Pueden ser muchas causas, pero la verdad para todas es la misma: Duele mucho, y es muy difícil sobreponerse a ese dolor y ser capaz de no tomárselo de forma personal.

El artículo que os traigo hoy es también de Janet Lansbury. En él Janet comparte el testimonio de una de sus lectoras que experimentó el rechazo de su hija y consiguió reparar la relación poco a poco. Es una de estas historias que te dejan marcada, y con el corazón abierto de par en par. Espero que os guste tanto como me gustó a mi.

jueves, 11 de agosto de 2016

¿Gritas a tus hijos y te gustaría dejar de hacerlo? Sigue leyendo

6 comentarios

Eres una madre consciente. Estás intentando criar a tus hijos con mucho amor, y respeto. Te encanta lo que lees de la crianza con apego. Duermes con ellos, no los dejas llorar, no les pegas, ni les castigas, usas portabebés... Pero a veces, no lo puedes controlar, la situación te supera y terminas gritándole. A tu pequeñín. A lo que más quieres en este mundo. Evidentemente, después te sientes la peor madre del mundo. ¿Te suena de algo?

lunes, 8 de agosto de 2016

"Creo que sé por qué les gritas" de Janet Lansbury

5 comentarios
A veces no lo podemos evitar. Por más concienciados que estemos en que no queremos gritar a nuestros hijos, terminamos haciéndolo. Y luego evidentemente nos sentimos mal, porque no nos gusta nada en quién nos convertimos cuando les damos esas voces, no nos gusta sentir que hemos perdido el control, aunque haya sido unos segundos, y no nos gusta ver en sus caras un gesto de miedo porque, afortunadamente para todos, esta no es la mamá o el papá a los que están acostumbrados...

El artículo que os traigo hoy, "Creo que sé por qué gritas" de Janet Lansbury, trata sobre cuales pueden ser las causas de nuestras pérdidas de control y cómo corregirlas. Como siempre, es mi propia traducción, no profesional y no revisada por Janet:

viernes, 5 de agosto de 2016

Entender y tratar las rabietas desde el respeto

4 comentarios
No sé si os habéis fijado en que no siempre utilizo la palabra "rabieta" en mis posts (excepto en los títulos, la verdad, porque busco claridad). Está cargada de connotaciones negativas, y como nuestra manera de enfocar las situaciones es tan determinante a la hora de actuar, procuro sustituirla por expresiones más neutras y con menos carga emocional para los adultos. Una de mis expresiones favoritas, y que seguro que os suena si me seguís, es la de "desborde emocional". Me parece que representa muy visualmente lo que es la pérdida de control cuando a los pequeños les desbordan las emociones. A mí me hace visualizar en esas imágenes del tsunami de Japón o el de Tailandia, cómo esas olas lo arrasan todo de una forma absolutamente incontrolable. A nosotros, acostumbrados a las suaves olas de un mar en calma, o a unas olas más o menos grandes de un mar un poco picado, nos resulta casi imposible pensar el nivel de destrucción que puede llegar a causar. Lo mismo nos pasa a los adultos, acostumbrados como estamos a tener cierto control con nuestras emociones, el imaginar hasta qué punto los niños pierden el control de sus actos nos puede resultar difícil. Y muchas veces, de esa incomprensión parte nuestra forma de actuar hacia ellas.

Continuando con la serie de entradas sobre las rabietas, os traigo el artículo que más me ayudó a entenderlas, y del que saqué la expresión "desborde emocional":

miércoles, 3 de agosto de 2016

Mi experiencia: Sobrellevar una rabieta en público

5 comentarios
Hace pocos días me topé con un post en facebook que hablaba de las rabietas en público. Lo he buscado para compartirlo con vosotros, pero no recuerdo en qué página lo vi, ni siquiera recuerdo si era un meme, un post o un artículo, así que no he sido capaz de encontrarlo. El mensaje venía a ser este:
"Cuando tu hijo tiene una rabieta en público todos las miradas van a ti, porque en realidad lo que tú hagas, cómo tú respondas a esa rabieta, es lo que de verdad importa y lo más decisivo sobre cómo se va a desarrollar la misma. No te están juzgando, sólo te están observando. Cuando pierdes los nervios y empeoras la situación, ahí es cuando empiezan a juzgarte."

No es que sea un mensaje especialmente positivo, al fin y al cabo habla de juzgarte como padre/madre. Pero sí me hizo ver que cuando la gente te miraba durante una rabieta no era porque esperaba necesariamente mano dura. Desde luego, cuando he sido yo la que observaba, lo que esperaba era todo lo contrario.

Esto lo cuento porque me ayudó durante una enorme rabieta que se produjo durante el viaje que os conté en mi última entrada, en una situación totalmente pública, en la que yo me encontraba totalmente sola, y que creo que resolví de una manera de la que podía sentirme orgullosa en mi camino como madre.

lunes, 1 de agosto de 2016

Cómo sobrevivir a las rabietas cuando estamos de vacaciones

0 comentarios
A nosotros nos encanta viajar. No somos viajeros mochileros precisamente, somos más bien comodones, de hotelito y agencia, pero nos gusta salir a conocer mundo. Antes de tener al peque habíamos estado en Perú, Noruega, Vietnam, Egipto, Turquía, Nueva York... Así que cuando nació pensamos que íbamos a tener que hacer un parón. El caso es que un puente por Sierra de Gata, Cáceres, cuando tenía 5 meses salió tan bien que nos hizo querer probar a viajar con él. Con 7 meses hizo su primer viaje al extranjero, empezamos fácil, a Budapest, una sola ciudad y un solo alojamiento. Desde entonces ha hecho una ruta por el País Vasco en furgoneta pero con un solo alojamiento también, un crucero por el mediterráneo, unos días en Praga, unos días en Marrakech con excursiones en los alrededores, Nueva York, Praga, Lisboa... Vamos, que hemos viajado con él todo lo que hemos podido, y siempre ha salido genial. Así que nos hemos envalentonado y para este verano planificamos una ruta en coche alquilado por Islandia, durmiendo cada noche en un alojamiento distinto, dándose además la circunstancia de que era el primer viaje largo desde que dejó de usar pañales. Y ahora ya de vuelta, creo que nos pasamos de optimistas. Probablemente era un poco pronto aún para este tipo de viaje y tanto cambio le ha producido bastante desasosiego y por lo tanto hemos tenido más dificultades que de costumbre para conseguir su colaboración. Durante este viaje hemos atravesado una o dos rabietas diarias, de intensidad variable, normalmente media-baja, pero al menos tres rabietas de intensidad alta en el periodo de una semana, con un niño que de normal tiene desbordes emocionales muy esporádicamente y cuando los tiene estos son de intensidad baja. Me he dado cuenta de lo difícil que debe de ser mantener la calma necesaria para establecer una crianza respetuosa cuando tu hijo es así de intenso de normal. Y lo difícil que es especialmente en una circunstancia como las vacaciones, ya que tienes sitios a donde ir, cosas que ver, y además cierta presión por disfrutar sí o sí. 

En los viajes, como en la vida, no puedes controlar todas las situaciones ni sus circunstancias, pero sí que puedes controlar tu actitud y cómo te enfrentas a ellas. Así que nos hemos encontrado con un niño con muchas más rabietas que de costumbre, de una intensidad más alta, y en una situación en la que era fácil que unos padres, con algo de falta de práctica y en el contexto estresante de un viaje, perdieran los nervios. ¿Cómo nos la hemos apañado? ¿Qué hemos hecho? ¿Qué ha funcionado y qué no?

jueves, 28 de julio de 2016

¡Notición! Los límites y la crianza respetuosa son compatibles

2 comentarios
Una de las principales críticas en contra de la Crianza con Apego (hago referencia a ella porque es la que más repercusión está teniendo en España como corriente de crianza respetuosa), es que los niños crecerán como pequeños tiranos. Hay quien piensa que no pegar o no castigar implica dejar que los niños hagan lo que les de la gana. Pero no sólo piensan eso desde fuera. En los grupos de facebook de crianza con apego en los que me muevo, he visto muchos mensajes de madres (en esos grupos el 99% son madres) que no saben qué hacer. Están agotadas física y emocionalmente porque en su afán de tener niños felices y que no lloren nunca están cediendo en cosas que no quieren ceder, y están renunciando a cosas que les está costando su salud mental y física. Hay muchas que en su desesperación reconocen terminar tirando de las únicas herramientas que verdaderamente controlan, las que tienen pre-aprendidas e interiorizadas, y muy a su pesar terminan gritando, castigando y a veces incluso pegando. A veces les entra la duda: ¿lo estoy haciendo bien? ¿No será esto de no pegar un experimento que me va a salir mal? ¡A ver si vamos a terminar en Hermano Mayor! Al fin y al cabo a mí me pegaron y no me pasó nada...

jueves, 21 de julio de 2016

Cómo transmitir confianza y seguridad a los niños pequeños

2 comentarios

Ilustración de BougriBouillons
Que nuestros hijos sean personas seguras de sí mismas, valientes y con una autoestima sana, son objetivos que todos deseamos. Muchas veces achacamos estos rasgos a una cuestión de personalidad, y es cierto que gran parte viene determinada por el carácter del niño. Pero las acciones de los padres pueden mejorar (o empeorar) sensiblemente esos rasgos. Si hasta ahora has estado transmitiendo tus miedos a tu hijo sin darte cuenta, tal vez te alegrará saber que estás a tiempo de cambiar.

El artículo de hoy, que va un poco a continuación del artículo de Teacher Tom que vimos en mi último post, Janet Lansbury trata también de como reaccionar a caídas leves de nuestros hijos, pero amplia con muchas otras maneras de fomentar la autoestima y la confianza de nuestros hijos en otros campos y desde la más tierna infancia, y nos da pautas concretas sobre qué decir en lugar de lo que estábamos diciendo o haciendo hasta ahora. El artículo se llama Parent Do-Overs - 7 Confidence Building Responses, como siempre que el artículo original está en inglés, os ofrezco una traducción realizada por mí que espero que os guste:

lunes, 18 de julio de 2016

Hacerse pupa: cómo reaccionar (idealmente) si nuestros peques se hacen daño (moderado).

4 comentarios

Un poquito de riesgo, la salsa de la vida.
El artículo de hoy es de un autor que también me gusta mucho: Teacher Tom. Él es maestro en una pequeña escuela libre cooperativa en Seattle que recibe a niños de 2 a 5 años. En sus artículos muestra el maravilloso y peculiar día a día de un centro infantil en el que los materiales de aprendizaje son barro, agua, listones de madera, neumáticos y las relaciones sociales entre otras. Este artículo en particular habla sobre las heridas y pupas que, inevitablemente, los niños se hacen, y de cómo reacciona él ante ellas. Os dejo la traducción y luego os comento mi opinión al respecto:

viernes, 15 de julio de 2016

Cuando se hacen daño por no hacernos caso

5 comentarios
A veces me resulta útil observar a otros padres para reflexionar, desde la calma y la perspectiva que te da no estar involucrado en la situación, sobre qué haría yo en ese momento. Es un ejercicio que no pretende en absoluto juzgar a otros padres, que entiendo que lo hacen lo mejor que pueden, sino utilizar sus experiencias para reflexionar en frío sobre qué podría yo hacer en su situación, con la esperanza de que si me toca alguna vez pasar por algo parecido, sea capaz de acordarme y actuar en consecuencia.

Ver las situaciones desde fuera me ayuda a pensar: ¿cómo podría mejorar esta situación? ¿cuál sería la mejor forma de enfrentarse a esto según lo que he leído?

domingo, 10 de julio de 2016

9 Pautas para criar en positivo: el niño malo no existe.

8 comentarios

Otro artículo sobre disciplina. ¿Por qué será que nos preocupa tanto? Es probablemente el tema sobre el que más he leído y continúo leyendo. Todos queremos unos niños educados, que proyecten una buena imagen de nosotros como padres. Cuando me inicié en la crianza respetuosa, tenía el temor de caer en un tipo de crianza permisiva. En los foros de crianza con apego en los que me movía mientras mi hijo era un bebé, había visto numerosas consultas de madres que no sabían qué hacer cuando su peque "no se portaba bien". Y los consejos, por regla general iban en la línea de "a esa edad es normal", "yo lo que hago es explicarle." "Es una etapa, ya pasará". Y también había quien directamente rechazaba el concepto de "Disciplina". En general me ponía nerviosa porque me parecía que ponía a los padres en una posición demasiado pasiva, para mi gusto. Yo tenía la sensación de que en general se ponía demasiado el foco en que NO hacer: Nada de castigar, y por supuesto NADA de pegar, pero no me parecía que se compartieran suficientes herramientas para sustituir los métodos tradicionales de disciplina. Así que mi afán estaba en rellenar esos huecos. "Vale, no quiero pegar, y no quiero castigar, pero entonces ¿Qué hago?" Y de nuevo Janet Lansbury al rescate. En este artículo El niño malo no existe: Disciplinar sin avergonzar (9 pautas) nos ayuda a contestar esa temida pregunta ¿y entonces, qué hago? Este artículo tiene también una versión en español latino que está publicada en la web oficial, así que no lo voy a traducir esta vez, porque creo que se entiende bastante bien. Recomiendo encarecidamente su lectura, aunque hay alguna cosilla que puede chirriar y que me gustaría comentar. Las 9 pautas que propone son las siguientes:


¡No te pierdas nada! ¡Suscríbete!

Suscríbete al boletín para recibir lo último en tu correo electrónico

 

Mis artículos de crianza favoritos Copyright © 2012 Design by Ipietoon Blogger Template