jueves, 16 de marzo de 2017

"He vuelto a trabajar y ahora mi bebé me rechaza. Me siento fatal."

Hola, Rosa. Tengo un bebé de 9 meses al que amo y un trabajo que me apasiona. Tengo la suerte de poder estar con mi hijo casi todo mi tiempo porque sólo trabajo un día a la semana, eso  sí, el día que tengo que ir a trabajar estoy fuera de casa 12 horas. El resto del tiempo estoy siempre con mi bebé. 

El día que voy a trabajar, el bebé se queda con su papá en casa de las abuelas y se queda sin problemas, lo pasa bien y no llora más de lo normal. Lo único es que no duerme nada. Esto al papá le resulta muy agotador, pues al tener tanto sueño sólo quiere brazos y es un niño muy grande (pesa 10 kilos).

Desde que empezó esta dinámica, el resto de la semana el bebé ha empezado a mostrar claras preferencias por su papá. Sólo quiere estar con él. Que él lo cargue, que él juegue, etc. Mi esposo lo intenta, pero la realidad es que se desespera mucho muy pronto. Yo siempre estoy disponible para el bebé, para cargarlo o jugar pero es un drama cada vez que su papá deja de cargarlo. Aunque yo lo cargue, llora. Esto ha ido en aumento semana tras semana.

Los días que voy a trabajar me despierto y le doy teta. Pero cuando me voy y lo dejo con su papá ya no quiere ni que me despida o lo bese. Me aparta. Cuando regreso me ve, pone una sonrisa discreta, pide teta y se duerme (debo decir que cada vez que ve a su papá después de unas horas de ausencia es toda una fiesta, risas, abrazos, felicidad total. Nada que ver con su discreta sonrisa al verme). 

Yo por mi lado la paso muy muy mal. Hoy incluso me fui llorando de camino al trabajo. Casi todas las semanas me resulta incontenible el llanto en algún punto. Me duele de un modo que no puedo expresar. Ya no disfruto nada mi jornada, todo el tiempo miro la hora para ver cuánto falta para irme. Y siempre termino saliendo temprano porque no puedo más.

Siento que mi relación con mi hijo se deteriora cada semana. Y siento que el costo emocional (para mí) está siendo insoportable. La consulta es ¿qué puedo hacer para reconectar con él? No sé si sólo fue una mala coincidencia su repentina preferencia por su papá o si está enojado conmigo (cuando leí tu post sobre las preferencias, pensé que podía ser normal). 

Yo no le reclamo, le digo que acepto que quiera estar con papá. Que yo también quiero estar con él, cuando él quiera. En fin. Me duele y tal vez sólo necesito un desahogo.



Querida mami, cuánto amor, cuánto dolor y cuánto sentimiento culpa leo en tu mensaje. Estoy segura de que muchas madres que trabajan fuera de casa se habrán sentido reflejadas en tus palabras. Siempre me da mucha rabia cuando veo madres como tú, apasionadas por su trabajo, que sienten que tienen que elegir entre su pasión y su hijo porque las condiciones laborales hacen imposible conciliar vida familiar y laboral. Pero en tu caso creo que no tiene por qué ser necesario.

Tienes la tremenda suerte de trabajar fuera de casa sólo un día a la semana. Es todo el día, cierto. Pero tienes la capacidad de organizarte de manera que el peque esté siempre perfectamente cuidado. El problema es que el día que trabajas no ves a tu hijo prácticamente. Pero puedes estar segura de una cosa: un día a la semana separada de tu bebé no va a dañar vuestro vínculo. El vínculo de apego es algo muy, muy poderoso y no se daña así como así, aunque a veces pueda parecerlo.

Lo que yo creo es que el peque está enfadado. No le ha gustado el cambio y eso de estar un día entero prácticamente sin verte no le gusta nada. Es bastante normal y comprensible, pero no es síntoma de ningún daño irreversible en vuestra relación.

El verdadero problema aquí es cómo te estás sintiendo ante esta situación, y cómo ese sentimiento te está haciendo actuar. Es perfectamente comprensible que te sientas dolida ante el aparente rechazo de tu bebé. Y mucho me temo que además de dolida te sientes culpable. Me gustaría que pudieras dejar la culpabilidad aparte, sentirse culpable por dedicar un día a la semana a algo que te apasiona me parece de lo más injusto. Tienes derecho a hacer algo que te hace feliz.

Entiendo que ahora mismo no te hace feliz en absoluto pero antes de plantearte ninguna opción drástica vamos a ver si puedes hacer algo para que la situación con el peque mejore.

Lo principal, y seguramente lo más difícil, es no tomártelo como algo personal. Tu hijo te quiere y está enfadado porque le gustaría pasar más tiempo contigo. Le gustaría pasar TODO el tiempo contigo, porque los bebés son así. No es que no te quiera, o que prefiera al papá, es que contigo está enfadado y con él no. Sin más. Pero el amor es incuestionable. Necesitas tener confianza ciega en el vínculo y el amor que os une y saber que está por encima de todas las dificultades.

Por otra parte, dejar que decida con quién quiere ir me parece un error. Sé que puede parecer lo más respetuoso para el bebé, pero te voy a explicar como lo veo yo:

Por una parte, me parece poco respetuoso para ti y para el papá. Para el papá porque está cansado y necesita relevo, y para ti porque necesitas estar con él. Y por otra parte, si el bebé llora porque está enfadado contigo y llama a su padre, me parece que es mejor quedarse con él y escucharlo mientras te expresa lo enfadado que está, que dejar que el llanto te afecte y básicamente esperar a que deje de estar enfadado para estar con él.

Tú piensa, ¿cuál es la reacción más infantil posible cuando te enfadas porque sientes que alguien a quien adoras se está alejando de ti? Distanciarte tú a tu vez, como forma de proteger nuestros sentimientos, ¿verdad? Una especie de, "si no me quiere, yo tampoco le quiero". Es una reacción muy infantil que tenemos incluso los adultos muchas veces. Pero eso no significa que de verdad queramos mantener esa distancia, ¿verdad? Lo que de verdad queremos es que esa persona sienta que nos pierde y reaccione volviendo a acercarse. Pues algo así es lo que yo creo que pasa por la mente del peque. Actuar desde lo que interpretamos como la postura adulta de dar espacio a que la otra persona reconsidere su enfado y nos vuelva a aceptar en su vida es adjudicar al bebé una responsabilidad sobre nuestra relación con él que no creo que le corresponda.

Lo que yo haría para fortalecer el vínculo es precisamente aceptar y validar su enfado y decir con palabras y actos que tiene derecho a estar enfadado contigo pero que nada de lo que haga o diga va a hacer que te alejes de él. Que estás ahí para él, y si lo que quiere ahora es decirte lo muy enfadado que está, pues eso es lo que vas a hacer, quedarte con él y escuchar lo enfadado que está. Y validar, y acompañar, y llorar con él si hace falta y decirle que le quieres, que le quieres cuando estáis juntos y cuando estáis separados, que le quieres cuando te llama y cuando te rechaza, que le quieres cuando se ríe y cuando llora, cuando está contento y cuando está enfadado. Que tu amor es constante e independiente de lo que pasa y de lo que hace. Que es permanente, y que nada de lo que haga puede hacer que te distancies de él. Que le quieres mucho y le quieres siempre.

Hay algo poderoso en permanecer al lado de alguien cuando llora. No lo interpretes como que llora por tu culpa, llora porque no le gusta la situación como está ahora. Llora porque te echa de menos. Llora porque está enfadado. Que lo interpretes como que quiere más a tu marido que a ti o que por tu decisión de volver al trabajo estás perjudicando vuestra relación y reacciones alejándote de él (esperando a que el propio bebé cambie de opinión con el tiempo) no ayuda a la situación.

Sé que lo esperable sería quizás que te dijera que le dieras su espacio, y que esperases. Pero no me parece que tenga sentido dar espacio a un niño que se ha enfadado contigo porque preferiría no separarse de ti. No voy a decirte que le fuerces con expresiones de cariño como abrazos y besos si es que no los quiere, pero sí que si te toca a ti llevarlo a dormir, lo hagas sin ningún reparo, y lo acompañes en el llanto y lo interpretes como una oportunidad para que te exprese todo lo que está sintiendo. Que ejerzas de madre y lo hagas con confianza.

En resumen, estas son las claves para mí:

- Confianza en vuestro vínculo.

- No tomárselo como algo personal.

- Amor incondicional.

- Y aprender a ver valor en permanecer juntos durante el llanto como forma de fortalecer el vínculo.

Como lectura inspiradora, te recomiendo leer este artículo de Janet Lansbury que traduje para el blog: "¡Vete, mamá!" Es sólo para que veas que el rechazo de los niños no significa que te hayan dejado de querer. Y que lo mejor que puedes hacer es quedarte, y demostrarle que no te asustan esas emociones tan fuertes, que nada de lo que haga va a hacer que te apartes de él. Y que el amor incondicional es la mejor forma de demostrar eso.

Y como extra, te dejo también este post que escribí para la página de facebook un día que me tocó acompañar al peque a la cama a pesar de que el peque habría preferido que lo hiciera papá: Cuando somos capaces de ver más allá de su rechazo




Poco después de responder a su mensaje, esta mami me volvió a escribir para contarme cómo habían ido los avances y me dejó este mensaje tan emotivo:

Gracias, Rosa, tus palabras han sido un gran bálsamo para mi corazón. Tu perspectiva me ha ayudado a entender más el proceso, hoy mismo comencé a cambiar mi actitud con el bebé: aunque lloraba por papá le dije que yo lo iba a cargar porque lo amo y entiendo su enojo.
Me parece extraordinario, pero en cuestión de horas ha cambiado por completo algo, ha querido estar conmigo todo el tiempo y se ríe y está feliz como hacía muchos días que no ocurría. ¡Gracias infinitas Rosa! ¡Tus palabras siempre me llegan en el momento adecuado y de la forma adecuada!
Te agradezco tanto que te tomes el tiempo para leerme y apoyarme aún siendo una desconocida! Me queda claro que algunas personas llegan a nuestra vida por una buena razón y descubrir tu página ha sido un apoyo enorme para mi maternidad.
Espero de corazón que puedas dedicarte a esto en lo que eres TAN buena! Te dejo un abrazo y mi sonrisa por un gran día con mi bebé! ❤️

Me alegró infinito recibir este mensaje tan positivo. Y le deseo que pueda volver a disfrutar tanto de su bebé como de un trabajo por el que siente tanta pasión. Se lo merece.


Quiero seguir formándome para poder ayudaros más y mejor pero los cursos de crianza son muy caros. Si te ayudan mis posts y quieres que siga trayendo contenido de calidad, ahora puedes ayudarme haciendo una pequeña donación. ¡Muchísimas gracias!


Si tienes alguna pregunta o comentario que hacerme, o si tienes algún truco o sugerencia más que quieres aportar puedes hacerlo a través del blog, de la página de Facebook o de la cuenta de Instagram. Y si te ha gustado la entrada o crees que podría ayudarle a alguien que conoces COMPARTE.


¡Mil gracias por leerme!

¡Feliz Crianza!

0 comentarios:

Publicar un comentario

¡No te pierdas nada! ¡Suscríbete!

Suscríbete al boletín para recibir lo último en tu correo electrónico

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

Mis artículos de crianza favoritos Copyright © 2012 Design by Ipietoon Blogger Template