jueves, 27 de octubre de 2016

La alternativa al "rincón de pensar" o "tiempo fuera" (Time out)

El rincón o la sillita de pensar es una estrategia de disciplina conductivista que se hizo muy popular en España de la mano del programa Super Nanny, aunque imagino que ya se usaba con anterioridad. El rincón de pensar consiste en que cuando el pequeño, de cualquier edad, hace algo que no debe (tirar un juguete, pegar a su hermano... lo que fuera) se le castiga en una silla o un rincón apartado donde estar solo durante tanto tiempo como edad tenga: un minuto por año de edad. Recuerdo haber visto en el programa utilizar la silla de pensar con un niño de dos años. En principio parece una herramienta de disciplina bastante "benévola" porque al fin y al cabo un castigo de dos minutos no parece gran cosa, pero, sinceramente ¿qué se supone que tiene que pensar o reflexionar un niño de esa edad? ¿qué es lo que enseña realmente esa herramienta? y lo que es más importante ¿hay alguna alternativa?



Yo creo que resulta obvio que un niño tan pequeño no va a reflexionar absolutamente nada. Cuando lo llevas al rincón de pensar lo único que va a entender es que cuando hace algo mal sus padres no lo quieren cerca. Según cómo se haga, o cómo sea el niño, es posible que lo que entienda sea que cuando hace algo mal sus padres no lo quieren, a secas. Ese tipo de castigos que consisten en aislar al niño dan un mensaje de amor condicional, "solo te quiero si te portas bien" con el consiguiente sentimiento de inseguridad que eso causa. Si tenemos en cuenta que en la inmensa mayoría de los casos, especialmente en los más pequeños, los niños no tienen el control absoluto sobre sus actos, les estamos castigando por algo que en realidad no pueden controlar y por lo tanto les genera un sentimiento de frustración que aparta por completo su foco de la conducta y lo pone en nuestra reacción.

Cuando el rincón de pensar o tiempo fuera funciona es porque tu hijo quiere tu aprobación y tu amor sobre todas las cosas y tiene cierto control sobre sus actos. Si no lo tiene, no va a funcionar de ninguna manera. Pero tal vez no te sientas cómodo utilizando tu amor como premio, como si fuera algo que tiene que ganarse en lugar algo que merece por haber nacido. En lugar de algo perenne, estable, eterno, invencible como lo es (o debería serlo en una relación sana) el amor de unos padres hacia sus hijos.

Existe una alternativa que permite al niño recuperar el control, pensar en la conducta, y buscar alternativas, y todo ello desde el fundamento del amor incondicional de sus padres. En inglés le llaman "time-in", en español no lo he visto traducido nunca así que se me ha ocurrido llamarlo:

"El rincón de conectar"

El rincón de conectar se basa en reconocer cuando el niño necesita recuperar el control y sacarlo de la situación en la que está, al igual que la silla de pensar. La diferencia es que en este caso lo hace acompañado, bien por sus padres o por la figura de apego que sea. Puede entenderse de manera similar a la mesa de la paz que se popular en los ámbitos de filosofía Montessori, con la diferencia de que a la mesa de la paz va el niño voluntariamente y puede elegir si ir solo o no. En el "rincón de conectar" puede ser el adulto quien vea la necesidad de ir, y el niño siempre estará acompañado. Otra diferencia es que la mesa de la paz suele ser un lugar físico, normalmente una mesa como su nombre indica, y si no es eso, al menos será un cajón o un estante situado en alguna parte tranquila de la casa. El "rincón de conectar" en realidad no es ningún lugar. Lo he llamado así por contrastarlo con el rincón de pensar, pero en este caso no está limitado de ninguna forma a ningún lugar físico. El rincón de conectar puede ser un banco del parque donde nos hemos sentado a contar un cuento para calmarnos después de pelearse con un amiguito. También puede ser la calle por la que estamos dando un paseo para calmarnos un poco porque estaba tirando la comida en el restaurante. Puede ser su cama, donde nos hemos tumbado para escucharnos el corazón después de enfadarse porque su primo estaba tocando sus juguetes. El rincón de conectar puede ser cualquier sitio donde estén el niño y el adulto realizando una actividad juntos que le ayude a calmarse.


¿Qué tipo de actividades se pueden hacer en el rincón de conectar?

Lo que se te ocurra, siempre que le sirva para recuperar el control.

Contar cuentos, hacer un dibujo, rasgar papel en trozos diminutos, saltar, gritar, correr muy rápido, respirar muy hondo, observar las hojas de los árboles, cerrar los ojos y sentir el viento, mirar como sube y baja la barriga cuando respiramos, escuchar los latidos del corazón del adulto, beber agua, comer algo,... Hay mil posibilidades.

¿Y qué hago después de que se haya calmado?

Una vez que se haya calmado y que veas que ha recuperado el control podéis hablar de lo que ha pasado. Procurando utilizar un lenguaje lo más neutro posible, sin acusar ni victimizar. Podéis buscar juntos alternativas para actuar en el futuro de forma distinta. También puedes intentar que proponga maneras de rectificar lo que ha hecho mal, si es el caso.

En resumen, una vez que se ha calmado es el momento de hacer la reflexión, guiada por el adulto de manera respetuosa.

¿Y si lo vuelve a hacer al poco de volver?

En ese caso es probable que simplemente esté saturado o que no esté preparado para esa actividad durante tanto tiempo. Tal vez necesite dormir, tal vez esté sobreexcitado, tal vez se le hayan agotado las reservas de energía "social" y necesite no estar rodeado de gente. En esos casos simplemente suspendemos la actividad y volvemos a casa, sin ningún tipo de juicio. Aunque sea una pena. Aunque aparentemente se lo estuviera pasando bien. Aunque nos haya costado dinero. Y especialmente si la actividad fue idea nuestra. Nos vamos a casa, o a hacer otra actividad que sea más apropiada para nuestro hijo y su desarrollo madurativo o su estado mental en ese momento.

¿Por qué es mejor esto que el rincón de pensar?

Primero, porque no se basa en el aislamiento y en la desconexión entre el niño y su figura de apego.
Segundo, porque verdaderamente proporciona herramientas para el control de las emociones y la reflexión sobre el comportamiento. Y esto lo hace mientras protege y fortalece el vínculo de la familia.

Quiero seguir formándome para poder ayudaros más y mejor pero los cursos de crianza son muy caros. Si te ayudan mis posts y quieres que siga trayendo contenido de calidad, ahora puedes ayudarme haciendo una pequeña donación. ¡Muchísimas gracias!


Si tienes alguna pregunta o comentario que hacerme, o si tienes algún truco o sugerencia más que quieres aportar puedes hacerlo a través del blog, de la página de Facebook o de la cuenta de Instagram. Y si te ha gustado la entrada o crees que podría ayudarle a alguien que conoces COMPARTE.


¡Mil gracias por leerme!

¡Feliz Crianza!

7 comentarios:

  1. Muy buen artículo. Mi bebé tiene 9 meses y últimamente hace berrinche (o siento que hace berrinche, no lo se). A la hora de la comida se pone de mal humor, empieza a gritar. Cuando su papá llega y no lo carga de inmediato grita. Cuando mamá o papá conversan con otros adultos. Cuando mamá está en la cocina. De verdad los últimos días han sido de escuchar al bebé gritar y de mal humor, yo no se como corregirlo porque está muy pequeño. A mi alrededor hay gente diciendo que es malcriado y que lo deje llorar, o le se una nalgada pero yo no estoy de acuerdo. Un consejo por acá no me viene mal...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El consejo más importante que te puedo dar nunca es:

      Nunca, jamás, escuches a nadie que te diga nada que te ponga en contra de tu hijo. Es tu hijo, tú le amas y él te ama. No es un enemigo, así que ni caso a nadie que te diga cosas así.

      Aparte de eso, creo que te vendría bien conocer algo más sobre desarrollo infantil, para que veas que lo que me cuentas es perfectamente normal. En torno a los 8-9 meses suelen desarrollar lo que se conoce como "Ansiedad de separación". Es una cosa super curiosa, los científicos dicen que hasta entonces no se han dado cuenta de que son una persona individual, que los bebés creen que forman parte de sus padres (o de su madre), así que cuando se dan cuenta de que no es así empiezan a asustarse cada vez que dejan de vernos porque se piensan que hemos desaparecido! Y es que los bebés tampoco entienden muy bien que las cosas puedan seguir existiendo aunque no las veamos! Para esta época suele venirles bien un material Montessori que se llama "Caja de permanencia", echa un vistazo en google para averiguar qué son e incluso cómo hacerte uno casero si no encuentras donde comprarlas. Estas cajas básicamente les ayuda a descubrir precisamente que las cosas siguen existiendo aunque no las veamos.

      También te recomiendo no mentirle jamás sobre si te vas a ir o no, y despedirte SIEMPRE. Muchas veces solemos irnos sin decirles nada pensando que así les ahorramos el trago de la despedida, pero lo que conseguimos con eso es angustiarlos cada vez que dejan de vernos, porque no están seguros de si nos hemos ido o no! Así que siempre despídete y siempre sé sincera sobre si te vas y cuánto tardarás en volver. Esto no va a evitar que llore si no quieres que te vaya, pero aprenderá que puede confiar en ti, que cuando dices que te vas a ir pero que volverás en tanto rato, lo cumples. Con el tiempo le ayuda a pasar esta etapa antes.

      Y sobre todo es muy importante cómo tratamos el llanto. Con el llanto te está diciendo que no quiere que te vayas, o que quiere que lo cojas, o que quiere que lo atiendas. El llanto es comunicación, no es nada malo. Trátalo exactamente como eso, como su manera de comunicarse contigo. Que esté llorando mientras espera un poco no significa que le vaya a pasar nada malo por eso. Tú haz lo que necesites hacer y cuando termines ve con él y conecta: "No querías que me fuera, no te ha gustado. Ya estoy aquí contigo. Te quiero". "Hola, mi vida, siento haberte hecho esperar un poco. Yo también estaba deseando verte!" Y ya está. Con tranquilidad, como si en lugar de gritar estuviera hablando con vosotros.

      La fase de los gritos es una etapa molesta pero pasará si reaccionáis con calma, atendiendo a lo que os está intentando transmitir con esos gritos y no a los gritos en sí. Podéis poner en palabras lo que creéis que está queriendo decir "Quieres que te cargue en brazos. No te gusta esperar. Esperar es muy difícil." y con el tiempo, según vaya creciendo y vaya adquiriendo nuevas herramientas de comunicación, irá cambiando los gritos por otras maneras de comunicarse más efectivas. Es solo cuestión de tiempo.

      Disfruta de tu bebé.

      Muchas gracias por comentar, espero haberte ayudado un poco. :)

      Eliminar
    2. Perdón! Cojas = cargues. Que siempre se me olvida que en algunos países latinoamericanos lo de coger es una obscenidad!!! Oooops!!

      Eliminar
    3. Rosa... Sos una bendición para las mamás. Gracias por cada herramienta, y por tu dedicación y paciencia!

      Eliminar
    4. Jope Natalia! Qué bonito! Muchas gracias a ti! No sabes la ilusión que me hace sentir que estoy ayudando en algo tan importante! <3

      Eliminar
    5. Busco Tu Palabra, hola, no sé si verás este mensaje. Quería decirte que he utilizado tu consulta para hacer un post en el blog. Me han llegado muchas consultas sobre gritos y me ha parecido utilizar la tuya por ser más completa. Espero que no te importe. Si no te gusta házmelo saber y la cambio por alguna otra de las consultas similares que tengo. Aquí tienes el post para que puedas leerlo:
      http://crianzarespetuosayconsciente.blogspot.com.es/2016/11/consultas-del-blog-mi-bebe-grita.html

      Eliminar
  2. Hola! Me permito darte un consejo desde mi propia experiencia. A veces somos demasiado exigentes con nuestros primeros hijos sobre todo, pues venimos cargadas de limites, exigencias y formas de hacer que no son nuestras sino aprendidas y cuya manifestación mas cercana es 'lo que dicen los otros' por ejemplo que tu niño esta malcriado. Intenta deshacerte de eso. Cada niño es distinto y esta bueno ser flexible a sus necesidades. Si se pone de mal humor a la hora de comer, intenta darle de comer mas temprano por ejemplo. Ten en cuenta que los niños a esa edad se aburren enseguida. Dale algo para entretenerse como pedacitos de comida para que agarre, o una cucharita o algun juguete pequeño y no esperes que pase mucho tiempo en la silla. En cuanto al pedido de upa o de atención, dáselo! Ellos nos necesitan todo el tiempo, no tienen mas recursos que a mamá, y se hacen grandes rápidamente. No lo prives ni te prives de abrazarlo, alzarlo y mimarlo todo lo posible. Todo lo demas puede esperar. Por ultimo, cuandp tengas dudas sobre lo que tu bebé necesita, escuchate. Las mamás en el fondo y fuera de todos los moldes aprendidos, sabemos lo que es bueno para nuestros cachorros. Espero haber sido de ayuda. No te desanimes, estamoa aprendiendo junto a ellos!

    ResponderEliminar

¡No te pierdas nada! ¡Suscríbete!

Suscríbete al boletín para recibir lo último en tu correo electrónico

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

Mis artículos de crianza favoritos Copyright © 2012 Design by Ipietoon Blogger Template