lunes, 28 de noviembre de 2016

Fantasía vs honestidad: ¿qué hacemos en Navidad?

Ya empiezan a verse preguntas de este tipo por los grupos de mamis... ¿Qué hacéis con los mitos y la magia de la Navidad? ¿Qué hacéis con Papá Noel? ¿Qué hacéis con los Reyes Magos? ¿Son estos mitos una parte intrínseca de la magia de la Navidad o son simplemente mentiras y engaños? La respuesta, como todo en esta vida, no es simple. O tal vez sí. La respuesta es, depende.

Depende de lo que tú creas, depende de cuáles fueron tus experiencias cuando eras niño, de qué lugar ocupó la magia en tu infancia y del recuerdo que tienes de ello, depende del valor que le des a la sinceridad y si la pones por encima de la ilusión. Depende de tus valores, y no creo que haya una única respuesta correcta.

¿Qué dicen las teorías de crianza? Hay para todos los gustos:



Montessori, por ejemplo, tiene una postura muy firme en este tema: nada de fantasía iniciada por el adulto hasta los 6 años. La teoría es que antes no saben distinguir entre fantasía y realidad, así que si les hablamos de figuras fantásticas, creerán que son reales. También hay una parte de no querer influir en la imaginación del niño, de dejar que sea un creador activo de su imaginario en lugar de un consumidor pasivo del imaginario de los adultos.

Waldorf, sin embargo, es todo lo contrario. La pedagogía Waldorf defiende la magia y la fantasía como parte inherente a la infancia y los materiales Waldorf están llenos de duendes, hadas, gnomos.

RIE, por lo que yo he visto, no tiene una postura definida al respecto (al menos no tan definida como las otras dos). Con el hincapié que hace RIE es ser sinceros con nuestros hijos, y establecer una relación de honestidad con ellos, podríamos pensar que se inclinaría hacia no perpetuar esos mitos. Sin embargo, lo único que he encontrado que se pueda parecer a algo oficial es un artículo de Janet Lansbury en el que dice que personalmente ella prefiere mantener la magia. Ella se inclina por hacer a los niños partícipes de la leyenda sin afirmar que es real, y dejar que sean ellos quienes decidan si quieren creer o no. Pero no está a favor de decirles directamente a los niños "Papá Noel no existe."

Hasta donde yo sé, la Crianza con Apego tampoco tiene una postura firme sobre el tema. He visto las dos posturas en los grupos de crianza con apego: los de crear y avivar la magia y los de no participar en ella ni en el consumismo que acarrea.

¿Qué estamos haciendo nosotros en casa hasta ahora?

Estamos navegando entre esas dos aguas como buenamente podemos. No hacemos hincapié en las figuras mágicas, no le hablamos con anterioridad ni anticipamos emocionados la llegada de Papá Noel o de los Reyes, pero tampoco los escondemos. Intentamos contestar al peque con sinceridad, pero sin dar más información de la que pide. Si salen Papá Noel o los Reyes Magos en la tele y pregunta, le decimos sus nombres sin más. Aún no tiene 3 años, no ha preguntado más allá.

El año pasado fuimos a la Cabalgata y a la Audiencia Real que los Reyes Magos hicieron en su Guarde. Hasta donde él sabe, los Reyes Magos hicieron un desfile precioso y le regalaron unos Aspitos. Con el tema de los regalos, el año pasado era muy pequeño aún, pero supongo que este año haremos algo parecido: los regalos aparecieron en casa, y más allá de "¡Mira, peque, regalos!" no dijimos nada. No preguntó quién los había traído, así que no dijimos nada. Con el tiempo, alguien le preguntó quién le había comprado un juguete en particular sin saber que había sido un regalo de Reyes, y el peque contestó "mis abuelos", supongo, básicamente, que lo dio por hecho porque el regalo apareció en casa de los abuelos.

Sí que hay dos cosas que estoy decidida a NO HACER:

- Obligarle a sentarse en el regazo de los Reyes Magos o de Papá Noel si él no quiere. La foto es muy cuqui, pero si quieres inculcarles que su cuerpo les pertenece y que nadie puede tocarles sin su consentimiento a menos que sea por salud o seguridad, obligarles a sentarse encima de extraños con barba no tiene ningún sentido.

- Condicionar los regalos de Navidad a su comportamiento. Esto es una parte muy unida a Papá Noel y los Reyes Magos: "tienes que portarte bien", "los Reyes Magos te están vigilando", "si no obedeces te van a traer carbón" y estoy profundamente en contra de ello. Primero, porque es mentira, y no me refiero a que sea mentira porque no existe, me refiero a que es mentira porque regalos va a tener sí o sí. Segundo, porque va en contra de cómo veo yo el comportamiento: "yo no quiero un niño obediente, quiero un niño colaborador", "el niño malo no existe", y "no se está portando mal, lo está pasando mal" son frases en las que creo profundamente y que son incompatibles con las anteriores. Aún así es muy difícil huir de ellas y ya he tenido que morderme la lengua más de una vez cuando algún vecino o hasta desconocidos le han hecho un comentario al respecto a mi hijo "tienes que portarte bien, eh, que si no los Reyes no te traen juguetes". Y tercero, porque no quiero externalizar la responsabilidad de la disciplina de mi hijo. De su comportamiento nos encargamos su padre y yo, no deseo hacer partícipe de ello a la figura de unos hombres extraños que supuestamente lo observan en secreto y van tomando nota de sus actos.

¿Qué haremos en el futuro cuando vaya creciendo?

Pues no puedo estar 100% segura, pero mi intención es seguir dejando que sea él quien marque el ritmo. Si me hace preguntas, le contaré cuál es la leyenda y la tradición, que la Biblia cuenta que los Reyes Magos le llevaron regalos a Jesús cuando nació y que la leyenda dice que desde entonces todos los años viajan por el mundo llevando regalos a los niños. Y si me pregunta si es real o si existen, creo que me limitaré a decir "¿tú qué crees?" y guiarme por la respuesta que me de. Personalmente, para mí que no soy religiosa, la Navidad es un tiempo para celebrar a la familia, y es en eso en lo que me gusta centrarme. Cuando anticipamos la navidad, anticiparemos la visita al pueblo, los días de vacaciones haciendo cosas con los primos y los abuelos, las grandes comidas familiares, con más de 20 personas... Eso es lo que hacen estas fiestas especiales y mágicas para mí, y es lo que quiero transmitirle.

Pero como digo, es un tema extremadamente personal que depende totalmente de las circunstancias, los valores y las experiencias de cada uno. ¿Cómo te lo planteas tú? Puedes contármelo en los comentarios del blog, en la página de Facebook o en la cuenta de Instagram. Me encantará saber si os habéis planteado esta cuestión y qué tenéis pensado hacer. ¡Mil gracias por leerme!

¡Feliz Crianza!

1 comentarios:

  1. Wauuu me ha encantado!!me ha ayudado mucho esta entrada para guiarme en como actuar en estas fechas porque no sabíamos que hacer..queremos justamente lo que dices tu, y no sabíamos como enfocarlo sin dejar de festejar la navidad que para nosotros no es más que tiempo en familia. Mi peque tiene 14 meses pero ya me preocupaba este tema. Celebrar reyes? Como hacerlo sin que caiga en el consumismo o como hacer para que no viva una mentira? Este post me ayuda un poco más,.. Gracias

    ResponderEliminar

¡No te pierdas nada! ¡Suscríbete!

Suscríbete al boletín para recibir lo último en tu correo electrónico

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

Mis artículos de crianza favoritos Copyright © 2012 Design by Ipietoon Blogger Template