jueves, 20 de octubre de 2016

Por qué las madres se acuestan tarde

La entrada de hoy quiero dedicársela a mi madre. Desde que tengo memoria mi madre se ha ido a la cama tarde. Tardísimo. A veces a las 3 de la mañana, incluso. Y luego por la mañana le costaba la misma vida levantarse. Desde que tengo memoria nos hemos metido con ella por irse a dormir tan tarde y luego morirse de sueño durante el día. Alguna vez, ya de mayor, nos dijo que era porque le encantaba la sensación de la casa en silencio, cuando ya todas estábamos acostadas. Nosotras somos tres hermanas, yo soy la mayor, mis hermanas son mellizas, y nos llevamos 16 meses. Así que mi madre se encontró con tres bebés a la vez. No me extraña que el silencio fuera para ella una sensación maravillosa...


Cuando me topé con este artículo, de casualidad, no pude evitar pensar en mi madre. Quería que lo leyera, pero estaba en inglés, así que me puse a traducirlo rápidamente. Espero que os guste, pero si no, no pasa nada. Esta entrada me vais a permitir que sea para ella. 

Espero que te guste, mamá.


Un poco después de las 8 de la mañana de un sábado, mi esposa, Mel, me dijo que no había dormido lo suficiente la noche anterior, y le pregunté a qué hora se había ido a la cama. Tenemos tres hijos. Todos ellos durmieron toda la noche del tirón. Mel y yo somos buenos en eso de repartirnos la noche, así que me habría enterado si no hubiera sido así. De hecho, nuestro hijo menor, Aspen, se levantó después de las 7:30, lo cual es una hora y media más tarde de lo habitual.

Realmente no entendía por qué no había dormido lo suficiente, a menos que se hubiera quedado levantada hasta tarde otra vez, lo que probablemente era cierto.

"Un poco después de la 1 a.m.", dijo. Ella me miró con los ojos rojos cansados, y yo solté una risilla entre dientes y entró en modo sermón.

"¿Por qué te quedaste hasta tan tarde?", pregunté. "Es que no lo entiendo. ¿Por qué no viniste a la cama cuando me fui yo? "

Me fui a la cama la noche anterior alrededor de las 10 p.m. y cuando salí del salón ella me dijo: "Ahora mismo voy."

Pero, obviamente, eso no sucedió.


Yo le puse cara de "No me das pena", sobre todo porque esta no era la primera vez que mi esposa se había quedado hasta tarde, y en mi opinión, sin una buena razón.

Desde que tuvimos a los niños, empecé a irme a la cama temprano. De hecho, el sueño era ahora mi prioridad número uno en la vida. Entre levantarme por la noche con los niños y trabajando en dos empleos, honestamente no sabía cuando iba a poder dormir, así que aprovechaba cada oportunidad de dormir que podía. Pero Mel, ella no era así.


Llevamos casados casi 12 años, y durante nueve de esos años, hemos tenido hijos. Más o menos cuando nuestro hijo mayor dejó de ser un bebé, Mel empezó a quedarse hasta tarde. De hecho, en los últimos años, hemos llegado hasta el punto en que casi nunca nos vamos a la cama al mismo tiempo. Y aunque eso me molestaba porque echaba de menos quedarnos dormidos juntos, lo que más me molestaba era que se quedaba hasta tarde haciendo Dios sabe qué, y luego al día siguiente se quejaba de no haber dormido lo suficiente. En muchas maneras, me recordaba a mí cuando era adolescente, quemando la vela por ambos extremos sin ninguna buena razón real.

Los dos estábamos siempre funcionando faltos de sueño. Los dos nos levantamos por la noche. Yo trabajaba, y hasta hace poco, ella iba a clases durante el día. Supongo que lo entendía cuando estaba estudiando. A menudo se quedaba hasta tarde haciendo la tarea. Pero ese ya no era el caso.

Mel no respondió a mi pregunta, y me preguntaba a mí mismo si sería porque ella no lo entendía tampoco. Ella todavía estaba en pijama, el pelo marrón en una coleta. Nuestros hijos estaban desayunando.

Se sentó en el sofá, cruzó las piernas, pensando. Me senté a su lado. Estaba a punto de volver a insistir un poco más porque quería que se comprometiera a ir a la cama a una hora decente, cuando dijo: "Me paso todo el día con los niños. Todo el dia. Y cuando los niños no están alrededor, estoy contigo - que me encanta - pero cuando no estoy contigo, estoy con los niños o haciendo cosas de clase. Yo solo ..." Se quedó pensando un momento. "Sólo necesito un poco de tiempo para mí."


Me recosté en el sofá y pensé en lo que me había dicho. No lo entendía completamente. En realidad nunca he necesitado "tiempo para mí." Yo sabía que necesitaba dormir, pero obviamente eso no era lo mismo.

"¿Qué quiere decir con tiempo para mí?", pregunté.

Mel dejó escapar un suspiro, y yo no podía descifrar si estaba irritada, o simplemente luchando para describir algo que nunca había expresado con palabras.

"Quiero sentarme en el sofá y no tener a alguien subiéndose encima de mí. Quiero estar un rato sin que nadie me toque. A veces, cuando los niños están a mi alrededor todo el día, agarrándome todo el rato, me siento como si tuviera una sobrecarga sensorial. Me hace querer meterme en una burbuja. Necesito un poco de tiempo para simplemente sentarme y ver un programa donde no aparezca una familia de cerdos o algo de Minecraft. Quiero un poco de tiempo mientras la casa está en silencio y nadie está gritando y puedo leer un libro que de verdad quiera leer yo. Sólo quiero un poco de tiempo para sentir... " Ella levantó las cejas y dijo algo que realmente me dio que pensar.

"A altas horas de la noche es el único momento cuando consigo sentirme como antes de ser madre."

Nunca en nuestro matrimonio había pensado que esto fuera un problema. Dí por hecho que Mel amaba ser madre. Esto no quiere decir que no hubieramos hablado de los retos de estar agotado, o cómo ser padres puede ser abrumador - lo habíamos hecho. Pero yo no sabía que sentía la necesidad de sentirse como alguien que no era madre.

"¿No te gusta ser madre?", Pregunté con vacilación. Me puse un poco nervioso entonces y no podía decidir si me sentía así porque ella era una madre maravillosa y que no quería que dejara de ser de esa manera, o si era porque había una parte de ella que yo claramente no entendía.

Mel me dio una media sonrisa. "Amo a los niños, pero esto no tiene nada que ver con ser madre. Tiene todo que ver con simplemente estar sola. Hay veces que ni siquiera quiero que estés tú".

Mis ojos se abrieron un poco, y ella puso su mano en mi rodilla. "No es que yo no te quiera, o a los niños. Es sólo que necesito tiempo para ser yo. Para no tener a nadie pidiendo nada de mí. Para no tener a alguien discutiendo sobre esto o aquello. Para no tener a alguien pidiéndome atención. Ahora mismo, necesito eso más que dormir. ¿Lo entiendes ahora? ", Preguntó.

"En realidad no," dije. Hice una pausa por un momento. "Quiero decir, no es algo que necesite, pero puedo respetar lo que estás diciendo."

Mel se acurrucó en mi brazo y se apoyó en mi hombro. Puse mi brazo alrededor de ella, y nos quedamos así un rato, sin hablar.

"¿Así que te vas a quedar levantada hasta tarde otra vez esta noche?", pregunté.

Ella asintió.

"Vale," dije. "Me aseguraré de dejarte tranquila."

No sé si los motivos de mi madre son exactamente los mismos, pero supongo que deben de ser muy parecidos. Personalmente soy más bien como el autor del artículo. Desde que soy madre priorizo dormir, y me voy a la cama cuando tengo sueño, que bien pueden ser las 10:30. Alguna vez incluso antes. Pero eso es porque el peque siempre se ha ido a la cama temprano y he tenido al menos una hora para "no ser mamá". Las veces que mi hijo ha dormido siesta tarde y no ha habido forma de que se durmiera antes de las 11, ha sido agotador e irremediablemente los mayores también nos hemos acostado más tarde: buscando ese ratito para "no ser", ese ratito para estar "fuera de servicio", de "llenar nuestra taza". Así que aunque no puedo compararme con ella porque solo tengo un peque, que además se duerme temprano, sí que puedo entenderla.

Mami, yo también prometo dejarte tranquila. Te quiero.

Quiero seguir formándome para poder ayudaros más y mejor pero los cursos de crianza son muy caros. Si te ayudan mis posts y quieres que siga trayendo contenido de calidad, ahora puedes ayudarme haciendo una pequeña donación. ¡Muchísimas gracias!


Si tienes alguna pregunta o comentario que hacerme, o si tienes algún truco o sugerencia más que quieres aportar puedes hacerlo a través del blog, de la página de Facebook o de la cuenta de Instagram. Y si te ha gustado la entrada o crees que podría ayudarle a alguien que conoces COMPARTE.


¡Mil gracias por leerme!

¡Feliz Crianza!

3 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho. Yo aunque quiera no puedo me quedo dormida antes que ellos. Sí que me gusta levantarme antes que las criaturas y disfrutar de ese momento de tranquilidad. Sí que me sentido identificada con ella cuando dice estar saturada sensorialmente, siempre demandada.
    Gracias

    ResponderEliminar
  2. Me encanta ... para mi es ver una peli ( me encanta el cine) y siempre la pongo en cuanto duerme .. y me dan las 12.30 o la 1

    ResponderEliminar
  3. Si muy identificada a veces espero que todos duerman y me baño puede ser las 2 de la mañana pero ya tranquila sin ruido de toques de puerta .

    ResponderEliminar

¡No te pierdas nada! ¡Suscríbete!

Suscríbete al boletín para recibir lo último en tu correo electrónico

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

Mis artículos de crianza favoritos Copyright © 2012 Design by Ipietoon Blogger Template