jueves, 15 de diciembre de 2016

Crianza Respetuosa con bebés (0 a 12 meses) según Magda Gerber

La filosofía RIE, siglas de "Resources for Infant Educarers", nombre de la organización fundada por Magda Gerber, es una gran desconocida en España. Aquí, en mi experiencia, en cuanto a crianza respetuosa sólo se conoce la crianza con apego. Tanto es así que he observado cierta asimilación entre los términos "respetuosa" y "con apego" de manera que hay quien entiende que son sinónimos. Y que si es "respetuosa" tiene necesariamente que ser "con apego", y viceversa, que si no es "con apego" no puede ser "respetuosa". La realidad es que hay muchas otras formas de crianza respetuosa, con elementos comunes pero también con diferencias de visión, y yo creo que es muy interesante conocer el máximo posible de modelos de crianza. Porque en ese conocimiento está la verdadera libertad de elección. A más formas distintas de hacer las cosas conozcas, más puedes escoger lo que mejor te funcione a ti, a tus hijos, a tu familia y a tu forma de entender la vida y la crianza.

En este post me gustaría explicar un poco las principales enseñanzas de Magda Gerber aplicables a bebés, desde el nacimiento hasta aproximadamente los 12 meses (aunque muchas de ellas se podrán seguir aplicando más adelante).

- El bebé es una persona completa y hay que tratarlo como tal y hacerlo partícipe de todo lo que le incumbe: desde el primer día avisamos e incluso pedimos permiso antes de cogerlo en brazos, en los cambios de pañal o al vestirlo narramos paso a paso lo que vamos a hacerle y dentro de sus posibilidades le hacemos partícipe "voy a quitarte la camiseta, ¿preparada?", "¿puedes levantar el brazo para sacar la manga?" al principio parece raro, pero quien ha tenido la oportunidad de usar RIE con bebés muy pequeños jura que los niños entienden mucho más de lo que nos parece posible y que intentan colaborar. Es además una manera de mostrar respeto a su autonomía corporal desde el primer momento, así como una forma de modelar la importancia del consentimiento antes de iniciar un contacto físico con otra persona.

- Al bebé siempre, siempre hay que atenderlo cuando llora. PERO esto no significa hacer todo lo posible para que pare de llorar lo antes posible. Lo que Magda Gerber enseñaba era, "espera un momento, el llanto es comunicación, ¿qué te está comunicando?, ¿es sueño?, ¿hambre?, ¿necesidad de contacto?" Ella recomendaba parar unos segundos antes de actuar para pensar exactamente qué era lo que necesita el bebé, como una manera de honrar su intento de comunicarse contigo. Esto en la práctica puede significar que el niño llore un momento mientras nosotros decidimos la mejor forma de intervenir. Y también en cierta forma requiere que desarrollemos la capacidad de distinguir los matices en el llanto para afinar mejor nuestra respuesta. Se trata por tanto, de entender el llanto como una comunicación con matices que hay que aprender a distinguir y a interpretar.

- RIE tenía muchas cosas en común con Emi Pikler ya que ella y Magda Gerber trabajaron juntas. De hecho Magda Gerber fue discípula de Emmi Pikler y con el tiempo se llevó sus enseñanzas a EEUU donde fundó la organización RIE. Esto significa que es una grandísima defensora del movimiento libre. Ella recomienda evitar poner a los niños en posiciones a las que no han llegado por sí mismos, como sentarlos apoyados en cojines antes de que se sienten por sí mismos o ponerlos de pie sosteniéndolos antes de que estén preparados para ello. Lo que ambas recomiendan es que los bebés estén el máximo tiempo posible tumbados boca arriba en una superficie dura, idealmente el suelo con alguna mantita o alfombra, para que pueda explorar y moverse libremente.

- Para asegurar esa libertad de movimiento y exploración se recomienda tener un espacio preparado, lo que llaman el espacio del SÍ, que es un espacio en el que poder explorar libremente sin que un adulto le interrumpa con distintos "noes". El espacio típicamente varía según la edad y la movilidad del niño, y para que sea verdaderamente seguro tendría que estar cerrado de alguna manera. Fuera de este espacio, el fomento de libertad de movimiento y exploración significa permitir que intenten por sí mismos hacer las cosas, incluso cuando implican algo de riesgo (siempre que este sea asumible). En estos casos, el papel del adulto es permanecer cerca, sin ayudar o ayudando lo menos posible, simplemente en posición de poder evitar graves daños, mientras el pequeño va desarrollando por sí mismo su propio concepto del riesgo.

- También es muy importante el juego libre. Objetos sencillos, evitando juguetes basados en botones, colores chillones, luces y música estruendosa. Objetos que poder explorar ininterrumpidamente tanto como el bebé quiera. Se considera que los bebés tienen una capacidad de concentración muy alta si se les deja que desde el principio tengan tiempo para explorar a su antojo los objetos (seguros) que le llaman la atención. Para ello se recomienda evitar la sobre estimulación. Por esto mismo se debe evitar el uso de pantallas hasta los dos años al menos y después mejor un uso restringido. Se recomienda un ambiente tranquilo, un ritmo pausado y una rutina predecible. 

- Inteligencia emocional desde el primer día. Fue una de las cosas que más me atrajo de RIE desde el principio: Su forma de tratar las emociones. Las emociones se validan, se nombran, y se aceptan incondicionalmente desde el primer momento. Nunca es demasiado pronto para empezar a trabajar la inteligencia emocional. Los padres tendemos a pensar que esto es algo que hay que tener en cuenta más tarde, cuando empiezan con las rabietas, pero no. Un estudio reciente ha publicado que los niños pueden empezar a sentir enfado o tristeza entre los 3 y los 5 meses, así que nunca es demasiado pronto para empezar a trabajar la inteligencia emocional.

- La comunicación directa y honesta, también de los límites. Como son personas completas, RIE promueve una comunicación directa del adulto al niño. Utilizando nuestro tono de voz normal y evitando el uso de los diminutivos que solemos usar solo para los niños. También promueve que seamos directos cuando expresamos que algo no nos gusta o que no le vamos a dejar hacerlo, utilizando el pronombre en primera persona en lugar de decir cosas como "No hagas eso que mami se pone triste". Recomienda también evitar usar la distracción como forma de parar un desborde emocional o un berrinche, y aprovechar esas ocasiones como oportunidades para trabajar la inteligencia emocional y para practicar establecer límites de forma respetuosa.

En mi opinión, lo que creo que más difiere con la crianza con apego es en el tema del llanto. En mi experiencia en grupos de crianza con apego, se tiende a ver de una manera bastante negativa y pone mucho hincapié en que el bebé deje de llorar lo antes posible y para ello suele recomendarse usar la teta independientemente de lo que haya causado el llanto inicialmente. Recuerdo incluso el caso de una mami angustiada que pedía consejo en uno de los grupos de crianza con apego en los que estoy, por que por más que se esforzaba no conseguía acercarse al ideal de 0% de llanto. Sé que ese concepto tan negativo sobre el llanto no está basado realmente en las teorías de apego sobre las que se fundamenta esta forma de crianza, pero el caso es que de alguna forma ese es el mensaje que se está transmitiendo a muchas madres. En mi opinión, se hace tanto hincapié en contra del mensaje de la crianza tradicional de "déjalo que llore que no le pasa nada", que el mensaje que se repite hasta la saciedad es "no le dejes llorar", y de alguna forma la gente piensa que se refiere a "no le dejes llorar nunca, en absoluto", con lo que inevitablemente se crea frustración porque que un niño no llore nunca no solo no es un ideal imposible, es que además no sería ni siquiera sano.

También observo diferencia en el tema del movimiento libre, ya que la crianza con apego defiende la necesidad de contacto continua con la madre y recomienda para ello portearlos el mayor tiempo posible, dándose incluso el caso de niños que pasan la mayor parte del día porteados, especialmente durante los primeros meses, en lo que se llama el periodo de exterogestación. RIE sin embargo sólo ve el porteo como eso, como medio para portear, llevar, al bebé de un lado a otro, ya que defiende que el niño necesita una libertad de movimiento para descubrir su cuerpo y su entorno que no conseguiría en caso de pasar la gran parte del día en el fular. 

Hay otra diferencia que es probablemente la más controvertida con respecto a la crianza con apego y es cómo ve RIE la capacidad de aprender a dormir de los bebés. En la Crianza con Apego se entiende que el sueño es un proceso madurativo en el que cada niño avanza a su ritmo, y mientras están en el proceso de aprender, ayudarle será responsabilidad del adulto, que podrá mecerlo, darle el pecho, dormir con él o cualquier cosa que sea necesario para dormir al bebé. Mientras que RIE dice que los bebés aprenden a dormir solos si se les da la oportunidad. ¿Esto significa dejarlos llorar desconsolados hasta que se duerman agotados? NO. En absoluto. RIE no aboga por eso, ya que hemos dicho que el llanto hay que atenderlo. Pero también hemos dicho que el llanto es comunicación y que hay que intentar entender sus matices, así que sí sugeriría por ejemplo que si un bebé se despierta y se pone a llorar, esperemos un momento para decidir si es un llanto que está pidiendo que vayamos inmediatamente o es un llanto de protesta porque se ha despertado y sigue teniendo sueño. Si es lo segundo, podemos esperar un poco para darle la oportunidad de intentar dormirse solo, pueden pasar dos cosas: que se duerma, o que el llanto escale con lo que iríamos inmediatamente a atenderlo. ¿Significa esto que RIE está en contra de que los padres mezan, canten, o hagan colecho con sus bebés para ayudarles a dormir? No necesariamente. Simplemente recomienda que antes de hacer cualquiera de estas cosas le demos la oportunidad al bebé de hacerlo por sí mismo, y así podremos estar seguros de si esas cosas las hacemos verdaderamente para ayudar o si sin darnos cuenta estamos creando una necesidad donde no la había. Si el niño tienen la necesidad, la necesidad se cubre SIEMPRE. Si el niño no tiene la necesidad, se respeta su capacidad y su autonomía. 

En general, la filosofía RIE podría resumirse con una sola palabra clave: Confía. Confía en tu hijo y en sus habilidades. Confía en que es una persona capaz. Así, nuestro papel en su vida es confiar en su potencial y proporcionarle el espacio para desarrollarlo al máximo.

Sé que la relación con el llanto y con el sueño es especialmente difícil de asimilar si se viene de la crianza con apego, pero como decía al principio, el conocimiento implica libertad de elección y por tanto puedes quedarte con lo que te guste y obviar el resto. Que es básicamente lo que hago yo. En esta entrada por tanto no he pretendido hacer una defensa de un tipo de crianza sobre la otra, básicamente porque ambas me han aportado muchísimo personalmente. Simplemente pretendía hacer una explicación breve sobre cómo se aplica la filosofía RIE con bebés y aclarar las malentendidos más típicos que se suelen dar en torno a ella.

Quiero seguir formándome para poder ayudaros más y mejor pero los cursos de crianza son muy caros. Si te ayudan mis posts y quieres que siga trayendo contenido de calidad, ahora puedes ayudarme haciendo una pequeña donación. ¡Muchísimas gracias!


Si tienes alguna pregunta o comentario que hacerme, o si tienes algún truco o sugerencia más que quieres aportar puedes hacerlo a través del blog, de la página de Facebook o de la cuenta de Instagram. Y si te ha gustado la entrada o crees que podría ayudarle a alguien que conoces COMPARTE.


¡Mil gracias por leerme!

¡Feliz Crianza!

1 comentarios:

¡No te pierdas nada! ¡Suscríbete!

Suscríbete al boletín para recibir lo último en tu correo electrónico

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

Mis artículos de crianza favoritos Copyright © 2012 Design by Ipietoon Blogger Template