lunes, 6 de marzo de 2017

"Mi bebé de 7 meses me demanda todo el tiempo, no duerme bien, estoy agotada."

"Hola a todxs!!

Escribo a ver si pudieran orientarme o darme tips o consejos. Tengo una bebita de 7 meses. En una palabra, podría describirla como "intensa". Yo aún no he vuelto a trabajar así que estoy con ella 24x7. No puedo despegarla de mi vista porque llora y llora. Hasta al baño vamos juntas (literal). Son pocas las veces que la puedo dejar 5 o 10 mins sola y que no se queje o llore a cántaros. Desde que nació fue LME, colecho, porteo, no dejarla llorar, etc.


El problema que venimos arrastrando es que NO duerme de corrido. Con esto me refiero que dormir es un caos. Ejemplo: La duermo alrededor de 20:30/21 y a las 22 llora. Vuelvo a tener que dormirla, A las 23 llora. Así sucesivamente. Luego cuando me acuesto con ella (alrededor de 24hs.) se sigue despertando llorando varias veces a la noche. No le alcanza estar al lado. Quiere brazos y teta. Le trato de dar la teta de costado pero ella quisiera quedarse prendida todo el rato y realmente me resulta super incómodo.
Mi marido duerme en el living hace como 2 meses. Yo estoy agotada. No doy más del cansancio. Entiendo que los patrones del sueño se regulan con el tiempo y que los despertares nocturnos son comunes pero lo que NO entiendo es cómo la duermo a las 20;30hs y cada media hora (o menos) tengo que ir con ella porque llora como loca.
No me permite cenar, no puedo estar con mi marido nunca, porque está dale que llora.

La verdad se me acabaron las ideas. Por favor, ¿alguien podría orientarme qué hacer? ¿O qué puede ser que pase?
Mil gracias de antemano."

Siempre siento mucho pudor cuando contesto consultas sobre el sueño. Es un tema TAAAANNNN sensible para tanta gente. Así que vaya por delante que puedes hacer con mis consejos lo que quieras. 

Primero de nada, quiero dejar claro que un bebé de 7 meses que no duerme de corrido no tiene absolutamente nada de raro. Los bebés se despiertan varias veces por la noche, de hecho NOSOTROS también lo hacemos, aunque a menudo sea un despertar tan breve que sólo implique cambiarse de postura y nos volvemos a dormir. El problema es que la frecuencia y el número de sus despertares no es compatible con vuestro descanso. 

Por lo que describes parece que aún no ha aprendido a unir ciclos de sueño. Los ciclos típicamente duran unos 45 minutos, y hay niños que aprenden a enlazarlos muy pronto y otros que tardan mucho. 

Por lo que describes de "no dejarle llorar nunca" entiendo que has seguido la interpretación más típica de la crianza con apego, la que entiende el llanto como algo malo y como algo a evitar a toda costa. Si has leído un poco por el grupo, o por el blog, ya sabrás que es una visión con la que no estoy de acuerdo. Mira, así es como yo lo veo:

Tu bebé tiene sueño y quiere dormir, pero se despierta al finalizar cada ciclo. Llora porque se enfada, porque tiene sueño y quiere seguir durmiendo y es un fastidio despertarse todo el rato. Tú interpretas ese llanto como una llamada de auxilio y le ayudas a volver a dormirse. Con el tiempo esto le va transmitiendo el mensaje de que necesita ayuda para dormirse, y lo acepta como una realidad. "Cada vez que me despierto tengo que llamar a mi madre para que me vuelva a ayudar a dormir." 

Te voy a poner un ejemplo con otra cosa para que entiendas mejor a qué me refiero. Imagina que cada vez que tu peque se cae, todas y cada una de las veces, acudes rápidamente a levantarle. Se cae, le levantas. Se cae, le levantas. Así durante meses. Con el tiempo, va a asumir que así es como son las cosas, y cuando se caiga va a esperar que llegue alguien para levantarle. Una vez que está establecida la norma en su cerebro va a ser prácticamente imposible cambiarlo sin que haya lágrimas. Si de repente te das cuenta de que te gustaría animarle a que se levante por sí mismo, tendrías que pasar por la experiencia de acercarte a tu hijo y decirle "Puedes levantarte, cariño. Confío en ti." Y esperar a que lo haga, con tu apoyo y con tu ánimo, quizá también con una pequeña ayudita, pero por sí mismo. Tu peque va a protestar, probablemente va a protestar mucho. No va a entender por qué ahora no lo levantas, no va a entender qué ha cambiado, y le va a resultar difícil convencerse de que en realidad no te necesita para conseguirlo y que tiene la habilidad para hacerlo por sí mismo.

Sé que sugerir formas de modificación del sueño es prácticamente un sacrilegio para mucha gente, pero yo opino que en casos en los que la privación de sueño está causando problemas de salud, mental o física, a la madre y problemas reales de convivencia en la familia está perfectamente justificado. Dicho esto, eres tú quien debes decidir si estás en ese momento de no poder más y necesitar que cambie algo YA o si puedes esperar a que la situación cambie por sí misma. 

Lo hará. Cambiará por sí misma. Llegará un día que tu peque dormirá mejor, pero puede faltar aún mucho tiempo. Como intuyo que aún no estás en ese punto, lo único que voy a sugerirte es que aumentes a toda costa tu autocuidado. El autocuidado es imprescindible. IMPRESCINDIBLE. Es humanamente imposible llevar con éxito una crianza respetuosa sin un nivel de bienestar suficiente. Para llevar una crianza respetuosa y consciente hace falta empatía, autocontrol, regulación emocional, paciencia,... Y es casi imposible tener todo esto si estás en modo supervivencia durante demasiado tiempo. Mi consejo es que busques formas de turnarte con tu marido para poder dormir del tirón aunque sea dos noches a la semana. La peque va a llorar, pero tu marido es su padre y va a saber acompañarla y consolarla. También durante el día, que mencionas que no te deja un respiro, te recomendaría dejarla con su padre o con otra persona de confianza mientras te echas una siesta, o te duchas tranquila, o simplemente tienes un momento para ti. También recomendaría, si te sientes cómoda con esta opción, que buscarais alguien de confianza para dejarle al bebé un rato con más o menos asiduidad para poder tener un rato para reconectar vosotros (tu marido y tú), que por lo que leo en tu mensaje es algo que echas de menos.

Aparte de esto, hay otras cosas que puedes probar para ver si le ayudan a dormir un poco mejor: el ruido blanco, por ejemplo; un saco de dormir por si la temperatura es un factor en sus despertares; seguro que te han hecho ya muchas sugerencias en el grupo y puede que alguna te ayude. Pero desde mi punto de vista, si vas a esperar a que el sueño evolucione por sí mismo, lo primordial es asegurarte que sacas tiempo para ti misma, para descansar o despejarte o lo que sea. Tu bienestar importa tanto como el de cualquier otro miembro de tu familia, incluidos tu marido y tu bebé. 

Quiero dejar claro que NO me siento cómoda con dejar llorar a un niño sólo por un largo espacio de tiempo, ni durante el día ni durante la noche. Personalmente, todas las modificaciones que hemos hecho han sido siempre acompañadas. Pero no soy precisamente ejemplo de éxito de este tipo de modificación porque tiene 3 años y sigue sin dormir del tirón (aunque descansamos todos lo suficiente). Además, también tienes que tener en cuenta que tu bebé está entrando en la etapa de ansiedad de separación, con lo que cualquier modificación que implique menos presencia tuya va a generar muchísima protesta en tu peque en estos momentos.
La "Ansiedad de separación" es una cosa super curiosa, los científicos dicen que hasta entonces no se han dado cuenta de que son una persona individual, que los bebés creen que forman parte de sus padres (o de su madre), así que cuando se dan cuenta de que no es así empiezan a asustarse cada vez que dejan de vernos porque piensan ¡que hemos desaparecido! Y es que los bebés tampoco entienden muy bien que las cosas puedan seguir existiendo aunque no las veamos. Para esta época suele venirles bien un material Montessori que se llama "Caja de permanencia", echa un vistazo en google para averiguar qué son e incluso cómo hacerte una casera si no encuentras donde comprarlas. Estas cajas básicamente les ayuda a descubrir precisamente que las cosas siguen existiendo aunque no las veamos.

También te recomiendo no mentirle jamás sobre si te vas a ir o no, y despedirte SIEMPRE. Muchas veces solemos irnos sin decirles nada pensando que así les ahorramos el trago de la despedida, pero lo que conseguimos con eso es angustiarlos cada vez que dejan de vernos, porque no están seguros de si nos hemos ido o no. Así que siempre despídete y siempre sé sincera sobre si te vas y cuánto tardarás en volver. Esto no va a evitar que llore si no quiere que te vayas, pero aprenderá que puede confiar en ti, que cuando dices que te vas a ir pero que volverás en tanto rato, lo cumples. Con el tiempo le ayuda a pasar esta etapa antes.

Precisamente por esto, porque esta etapa es especialmente intensa y agotadora, es posible que ahora no sea el momento de forzar cambios a la hora de dormir. Seguramente durante un tiempo más sólo te quede tener paciencia, así que es imperativo que busques formas de cuidarte y de cubrir también tus necesidades.

Espero haberte ayudado en algo. 


Quiero seguir formándome para poder ayudaros más y mejor pero los cursos de crianza son muy caros. Si te ayudan mis posts y quieres que siga trayendo contenido de calidad, ahora puedes ayudarme haciendo una pequeña donación. ¡Muchísimas gracias!




Si tienes alguna pregunta o comentario que hacerme, o si tienes algún truco o sugerencia más que quieres aportar puedes hacerlo a través del blog, de la página de Facebook o de la cuenta de Instagram. Y si te ha gustado la entrada o crees que podría ayudarle a alguien que conoces COMPARTE.

¡Mil gracias por leerme!

¡Feliz Crianza!

0 comentarios:

Publicar un comentario

¡No te pierdas nada! ¡Suscríbete!

Suscríbete al boletín para recibir lo último en tu correo electrónico

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

Mis artículos de crianza favoritos Copyright © 2012 Design by Ipietoon Blogger Template