jueves, 9 de marzo de 2017

"Mi bebé tiene 10 meses. Me demanda día y noche. Creo que quiero destetar."

¡Hola! Escribo porque necesito vuestra ayuda. 

Tengo un bebe de casi 10 meses. Siempre le he dado pecho a demanda, mañana y noche y casi siempre hemos practicado colecho. Lo dormía en nuestra cama y cuando nos íbamos a dormir lo pasábamos a su cunita. Cuando se despertaba a mitad de la noche le daba teta y a su cuna de nuevo, y ya las siguientes veces que se despertaba (4 o 5 de la mañana) lo echaba con nosotros en la cama. 

El caso es que siento que voy dando pasos para atrás. Durante los primeros meses su padre lo dormía, nos alternábamos, luego pasó a dormirse solo con la teta, (o en brazos, pero solo los míos) y desde hace unos días a ahora ya lo único que quiere es en la cama con nosotros y prácticamente no sacarse la teta de la boca. Tengo que decir que ha estado con los dientes, entonces ha estado bastantes noches durmiendo todo el rato con nosotros.... 

A mi el colecho no es lo que me molesta, es más, me gusta, lo que llevo fatal es la teta. Tengo que estar toda la noche de la misma postura y acabo con el cuello y espalda destrozados. Añado que estamos viviendo en una ciudad que no es la nuestra, y aquí yo no tengo a nadie. Su padre se va a trabajar y me tiro yo sola con el nene todo el día hasta por la noche. Y encima a la hora de dormir yo también. Y si el niño se despierta yo también. 

Hace un mes mas o menos intenté destetarle durante la noche, y mi alternativa fue cogerlo en brazos y dormirlo. Pero claro, casi que fue peor, porque el niño ya pesa bastante y acababa con la espalda bastante peor que de la otra manera. Y claro, como con su padre solo llora y llora mas fuerte cuando intenta dormirlo, al final siempre es todo para mí sola...

Me encantaría saber experiencias, consejos, lo que sea, porque me siento saturada y agobiada... 
Se me olvidaba comentar que el niño por el día casi ni quiere teta , solo cuando se va a echar sus dos siestas en el día y ya está. Eso de dejarlo llorar no me ha gustado nunca porque me parece innecesario, pero es que ya no es que llore, es que grita y se pone rojo y todo cuando ve que no tiene teta para dormir...

En fin, cualquier ayuda es buena porque me siento bastante mal y sobre todo sola en este tema de por la noche.

Gracias de antemano!  :)

Querida mami, estoy agotada solo de leerte. En los últimos posts el tema del autocuidado ha estado muy presente, y en este no podía ser menos. El ritmo que estás manteniendo hasta ahora no lo vas a poder mantener por mucho tiempo más. O tal vez sí, pero no van a tardar en salir episodios en los que pierdas el control de las emociones porque te encuentres sobrepasada y sin energía de donde tirar. Así que está claro que algo necesita cambiar.

Teniendo en cuenta que apenas cuentas con tribu que pueda ayudarte, el apoyo principal va a ser tu marido, pero claro, si el bebé no lo acepta como opción, te ves en la tesitura de dejarlo llorar o aguantarte otro poquito más. Pero, ¿cuánto más podrás aguantar a ese ritmo? La realidad es que tu bebé de 10 meses no te va a decir "no, mami, te noto muy cansada, tú vete al sofá que ya se encarga papi de mí". Eso no va a suceder, entre otras cosas porque tu bienestar no es responsabilidad suya, sino tuya. Así que vamos a ver qué podemos hacer para aumentar ese bienestar.

Entiendo que desearías hacer el destete nocturno y que en realidad buscas consejos para eso. Me suena tu nick de algún grupo de Crianza con Apego, y me imagino que si hubieras querido que de alguna manera te animaran a seguir y te convencieran de que es una etapa y de que pasará pronto habrías preguntado allí. Si estoy asumiendo mal, me lo dices, ¿eh? ¡Es que me gusta tener mucho cuidado a la hora de hablar sobre tetas ajenas! Es una cosa tan personal, que no me atrevería a recomendar un destete a alguien que no está segura de querer hacerlo, así que siempre me ando con pies de plomo con estos temas.

La realidad es que es una etapa y que pasará, aunque en cuánto tiempo no hay forma humana de saberlo, pueden ser semanas, pueden ser meses, en algunos niños puede incluso ser cuestión de años. Lo que tengo claro es que no está en mí el decirle a ninguna mami lo que puede o no aguantar. Cada una de nosotras conoce nuestros propios límites y sabe lo que puede o está dispuesta a aguantar. Pero una cosa tengo clara, si notamos los efectos de ese cansancio en nuestra crianza, es el momento de parar y tomar medidas, alguna, la que sea. Y no consientas que nadie te haga sentir culpable por eso.

Te cuento mi experiencia por si te sirve de algo: cuando el peque empezó a andar, allá por el año, introdujimos la cama en su cuarto. Es una cama al estilo Montessori, poco más que un colchón en el suelo, así que tenía total libertad de movimiento. Empezamos con las siestas, allí y con el tiempo pasamos también a dormirlo allí por la noche. El método era, yo me tumbaba a su lado y mamaba hasta que se quedaba dormido. Tardaba una media hora más o menos. Las siestas las dormía muy bien, entre 1.5 y 3 horas normalmente, él solo. Y como tenía libertad de movimiento, cuando se despertaba, se levantaba y venía por sí mismo a buscarnos al salón (o a la cama, si era de noche). Con el tiempo empezó papi a acompañarlo en las siestas en lugar de dormirlo con la teta. Se tumbaba con él, le contaba cuentos y le daba golpecitos rítmicos en el culo. El cambio con las siestas no lo recuerdo difícil, así que supongo que fue más o menos sencillo. Una noche, cuando el peque tendría más o menos 15 meses, estuvo toda la noche al pecho, y ya no era que yo durmiera mal, es que me dio la sensación de que la teta lo alteraba, como que lo notaba nervioso y la teta lo ponía más nervioso en lugar de calmarlo. Aquello fue el empujón que yo necesitaba para decidirme a destetarlo por la noche. Se lo dije a mi marido, a partir de entonces se encargaría él de dormirlo y de atenderlo si se despertaba. Lo que se conoce coloquialmente como "el Plan Padre". Yo le daba el pecho en el salón antes de irse a dormir, pero luego se iba con papá a la cama. Evidentemente él también tiene que estar convencido, porque si va a estar a medio gas y al primer obstáculo te va a pasar el testigo, pues como que no. Así que las siestas sirvieron también para que papá cogiera práctica y confianza.

¿Lloró el peque? Mucho y muy intensamente. Pero estaba con su padre, que lo adora y que tiene toda la paciencia del mundo con él. Su padre lo abrazaba, lo consolaba, le hablaba bajito, le contaba cuentos (que en su caso era irle nombrando a toda la familia que vive en mi pueblo y a los que vemos un par de veces al mes), y cuando se calmaba, le daba golpes rítmicos en el culete hasta que se dormía. ¿Y yo? Yo estaba en el salón, contando los minutos hasta que dejaba de llorar y repitiéndome a mí misma "está bien, está con su padre que lo adora, confía en ellos". El primer día tardó unos 15 o 20 minutos en calmarse, siempre en todo momento acompañado. A partir de ahí se fue haciendo más sencillo, hasta que llegó un momento que tardaba 5 minutos en dormirse. (Tenías que ver cómo salía mi marido de la habitación, pavoneándose con sus nuevos super poderes de papá).

Si el tema del llanto por la noche te crea angustia, piensa una cosa: no es lo mismo llorar sólo en una habitación que llorar abrazado y consolado por una de las personas que más quieres y más te quiere en el mundo. No es lo mismo para un adulto y desde luego no es lo mismo para un bebé. Puede que no le guste el cambio, puede que llore a modo de protesta, pero no le vas a causar ningún daño. Va a estar con su padre. Y si necesitas acudir a él, por supuesto que puedes hacerlo, que nadie te diga nunca que no puedes acudir a tu hijo todas las veces que haga falta. Puedes consolarlo, abrazarlo, hablarle, cantarle... Tienes muchas más herramientas en tu mochila que la teta. Aunque quizás sea prudente procurar no iniciar nuevos hábitos con los que no vayas a querer continuar.

Los despertares nocturnos los manejamos de forma similar. Cuando se despertaba, igual que en las siestas, se levantaba y venía a nuestra cama, y entonces era papá quien dormía de su lado (tenemos cuna de colecho con lo que dormimos juntos pero cada uno tiene su propio espacio). Le hablaba, le daba golpecitos, le ofrecía agua... Normalmente cuando viene no viene totalmente despierto, así que no solía ser demasiado difícil que volviera a dormirse. Tan solo recuerdo una vez que se puso a llorar en mitad de la noche, no hubo forma de calmarlo, y tuve que intervenir yo. Cuando intervenía, intentaba calmarlo sin teta antes, pero aquella noche no había manera así que le di un poco de teta para que se calmara y se volviera a dormir. Lo hice con reticencia, la verdad, porque pensaba que podría ser un paso atrás, pero en absoluto. Creo que aquella fue la última vez que le di el pecho por la noche. Por la mañana, cuando se despertaba, me pedía teta y se la daba con mucha alegría y haciendo mucha fiesta "¡Claro que sí, cariño! ¡Ya es de día, toma tu tetita!"

Lo que no recuerdo si hice, aunque es lo que recomiendo siempre independientemente de la edad del bebé, es explicárselo también al peque. Hablar con él y explicarle que a partir de ese momento las cosas van a cambiar y contarle en detalle cómo van a ser a partir de entonces. Si crees en la comunicación honesta con los bebés y en lo capaces que son de entender mucho más de lo que la gente piensa, esto es una parte fundamental del proceso. En este sentido hay un libro que he visto recomendado hasta la saciedad para ayudar a los peques a entender lo que pasa. Se llama La Teta Cansada y está específicamente escrito para ayudar con el destete nocturno. En la página oficial pone que es a partir de 18 meses, pero teniendo en cuenta que RIE aboga por hablar con normalidad a los niños desde que nacen, y que sabemos que entienden mucho más de lo que mucha gente piensa, no veo el problema en usarlo independientemente de la edad. Se puede descargar en pdf gratuitamente, o comprarlo en formato papel junto el libro Dormir sin Llorar.

Nuestro proceso de destete nocturno requirió sobre todo mucha confianza: confianza en que era lo que yo quería hacer, confianza en que era el momento, confianza en que mi hijo sería capaz de aceptar y adaptarse al cambio, y confianza en que mi marido era capaz de ayudarle en el proceso. Requirió que yo diera un paso atrás, para permitir que su papá diera un paso adelante. Además del destete, todo este proceso tuvo como resultado un mayor vínculo entre el peque y su padre, que ya era grande entonces pero que aumentó todavía más. Pero lo más importante es que no intentes hacer algo con lo que no estás de acuerdo 100% porque entonces no va a funcionar. Tu confianza y tu seguridad en el proceso son CLAVE. Si no estás segura de que sea el momento, espera a que estés preparada. Que nadie te presione a dejar la teta ni de día ni de noche si no estás segura.

También debo advertirte de que el destete nocturno probablemente adelantó de forma natural el destete total. Mi peque, como el tuyo, durante el día no mostraba mucho interés por la teta, así que una vez que estuvo destetado de noche, las tomas se fueron reduciendo paulatinamente hasta que desaparecieron en torno a los 20 meses (no recuerdo exactamente cuando fue). Lo digo porque tu bebé aun es pequeño, para que lo tengas en cuenta por si tienes intención de llegar a los dos años de lactancia materna como mínimo que recomienda la OMS. Si decides hacer el destete, sobre todo si decides hacerlo antes de que cumpla un año, yo intentaría ofrecerle el pecho más a menudo durante el día, aunque él no se acuerde de pedirte, para asegurarme de que está cubierto nutricionalmente. Intentaría aumentar las tomas durante el día para compensar las que perdería durante la noche. También sería prudente consultar con un grupo de lactancia para evitar problemas de salud asociados a un destete demasiado brusco, o a estar demasiadas horas sin darle de mamar.

Espero que mi experiencia (porque es solo eso, mi experiencia) pueda haberte ayudado en algo. Mucho ánimo con lo que decidas, mucha confianza en tu decisión, no tengas prisa. Ve tan despacio como te pida el cuerpo. Os deseo lo mejor.

-------------------------

Unos meses después de la consulta inicial, esta mami nos cuenta cómo fue su experiencia. El texto original es un poco largo así que os hago un resumen:

Empezamos el Plan Padre sólo con la siestas, con paciencia. Pero no modificamos nada por la noche. Simplemente comenzamos a establecer la posibilidad de en ocasiones dormirse de otra forma que no fuera la teta y con otra persona que no fuera mamá. Se produjeron lloros que se acompañaron siempre con amor, brazos y paciencia.

Dejamos pasar meses, entre navidades, viajes, procesos de dentición, visitas a la familia. Hasta que por fin decidimos que el momento había llegado y que nos sentíamos preparados. Ya con algo más de un año de edad. Decidí que quería estar en la habitación para consolarlo cuando se despertara, y participé en el proceso tanto como el papá. Nos turnábamos para consolar al bebé y para ayudarle a dormir y utilizábamos todas las herramientas de las que disponíamos excepto de la teta, hasta que por fin se durmió. La primera noche tardó mucho pero en apenas tres noches el peque ha asimilado el cambio y está incluso durmiendo mejor, con menos despertares. Además, ya acepta que su padre lo consuele y le ayude a dormir cuando se despierta por la noche con lo que ya podemos turnarnos para descansar un poco más.

Y ahora te digo a ti, que me estás leyendo. Si estás pensando en el destete nocturno, ten en cuenta varias cosas: que la lactancia cumple una función nutricional y que por la noche se regula la producción en gran medida. Si tu bebé es menor de un año, consulta con una asesora de lactancia o con el pediatra para asegurarte de que tiene sus necesidades nutricionales cubiertas. Ten en cuenta también que el destete nocturno no siempre va a hacer que el niño duerma mejor o más tiempo. En muchas ocasiones es así, pero en otras no. No destetes pensando en que va a dormir mejor. Si decides hacerlo que sea simplemente porque no deseas seguir dando el pecho por la noche y porque prefieres otras maneras de ofrecer consuelo a tu hijo cuando se despierte.

Y si eres mami soltera, o no cuentas con la ayuda de otra persona para poder hacer el destete tal y como cuento en este post, entiende que eso no significa que no lo puedas hacer. La determinación y la confianza en tu decisión tendrán que ser las mismas, o quizás un poco más. Pero simplemente tendrás que explicar a tu hijo que por las noches no le vas a dar el pecho y mientras procesa el cambio tendrás que acompañarle y apoyarle de todas las maneras que desees excepto la teta. Para facilitártelo un poco, me pondría una ropa que hiciera muy difícil el acceso al pecho, para evitar que intente acceder a él a la fuerza, sobre todo si el niño es algo mayor.

La teta es tuya. La lactancia es una relación íntima en la que ambas partes deben participar voluntariamente. Tú puedes decidir que es el momento de dejarlo para empezar a relacionaros de otra manera. Tienes derecho a hacerlo porque es tu cuerpo. Es tu cuerpo y tú decides.

Quiero seguir formándome para poder ayudaros más y mejor pero los cursos de crianza son muy caros. Si te ayudan mis posts y quieres que siga trayendo contenido de calidad, ahora puedes ayudarme haciendo una pequeña donación. ¡Muchísimas gracias!


Si tienes alguna pregunta o comentario que hacerme, o si tienes algún truco o sugerencia más que quieres aportar puedes hacerlo a través del blog, de la página de Facebook o de la cuenta de Instagram. Y si te ha gustado la entrada o crees que podría ayudarle a alguien que conoces COMPARTE.


¡Mil gracias por leerme!

¡Feliz Crianza!

3 comentarios:

  1. Estoy en tu misma situación pero sola,mi marido trabaja fuera y sólo le vemos el domingo,y con una. Niña de 4 ańs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debe de ser agotador, Susana, no me lo puedo ni imaginar hasta qué punto. ¿Tienes familia o amigos a tu alrededor que puedan echarte una mano? Ya no tanto con el tema del destete sino simplemente para darte la posibilidad de cuidarte y de sacar algo de tiempo para ti. Para el destete sólo necesitas confianza y paciencia, pero son dos cosas difíciles de tener cuando funcionas en modo supervivencia y con el tanque vacío. Tal vez alguna vecina o alguna madre del cole esté en una situación similar y podáis intercambiar horas de cangureo para poder descansar? Mucho ánimo, Susana

      Eliminar
  2. Fantástico post Rosa! Nosotros no estamos aún con el destete pero tal y como lo has explicado me parece mucho más llevadero que todo lo que había escuchado y leído hasta ahora.

    Sigo leyendote, gracias por tu ayuda :)

    ResponderEliminar

¡No te pierdas nada! ¡Suscríbete!

Suscríbete al boletín para recibir lo último en tu correo electrónico

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

Mis artículos de crianza favoritos Copyright © 2012 Design by Ipietoon Blogger Template