viernes, 8 de septiembre de 2017

Rabietas en el supermercado: Alternativa respetuosa a un vídeo viral.

En los últimos días, se ha hecho viral un vídeo en el que un padre explica cómo manejar rabietas. He dudado de si hablar de él o no, porque aborrezco de este tipo de vídeos en los que salen menores en situaciones de vulnerabilidad y se les expone a juicios públicos. En Internet, nada menos. No quería darle publicidad, ni quería colaborar a su difusión, ni siquiera para hablar de lo que está mal. Pero se me ha ocurrido usar una captura con la cara de la peque pixelada, y con eso me siento algo más cómoda para hablaros de él.
Bien. En el vídeo, por si no lo habéis visto, aparece este padre con su hija llorando tras lo que parece haber sido una rabieta. Al principio el padre parece estar simplemente esperando a que se le pase el berrinche, y cuando la niña empieza a calmarse empieza a hablar (sin mirarla apenas, mirando casi exclusivamente a cámara) y a decir frases como: "¿Has terminado ya de hacer el ridículo?". Después explica que la niña se ha puesto a llorar en el supermercado y que han salido a sentarse en el coche mientras la mamá seguía haciendo la compra. Y entra en una diatriba sobre todo lo que está mal en los "niños de hoy", que son unos malcriados, y pone los berrinches en los supermercados como ejemplo de síntoma de esa malcriadez. Explica que su padre hacía lo mismo con él cuando era niño, y recalca que él jamás pega a su hija, pero no consiente ese tipo de comportamientos malcriados.
En fin...
No voy a entrar en absoluto a juzgar al padre. Esta página no trata de eso. Nunca lo hago y no voy a empezar ahora. En este vídeo se intenta presentar un método (el suyo) como modelo de lo que se debería hacer. Y voy a analizarlo como toca en esta página: desde el prisma de la Crianza Respetuosa.

Algunas cosas que están bien:
- Salirse del supermercado, ir a un sitio tranquilo, esperar a que se le pase.
- No pegarle, ni gritarle. Mantener la calma.
- Conectar con la niña (un poco a su manera, pero bueno) después.
Lo que no corresponde a una forma de Crianza Respetuosa:
- Ridiculizarla por llorar.
- Entender el llanto como mal comportamiento o manipulación.
- Grabarla y exponerla de esta manera.
- Darle la espalda, personificar el desdén por los sentimientos ajenos (mirad la expresión de la cara).
- Entrar en esa mentalidad tan negativa de ver a los niños como enemigos a los que hay que controlar muy de cerca para que "aprendan".
- Tener expectativas erróneas y obviar que el llanto forma parte del desarrollo normal de un niño de esa edad. (Dice literalmente, "algunos dirán: tiene tres años, sólo es una niña. Pero me da igual. Si no cómo van a aprender.")
¿Qué recomendaría yo hacer en su caso? ¿Cómo sería el vídeo si el padre practicara una crianza respetuosa?
- Para empezar, no habría vídeo. O si lo hubiera, estaría editado de forma que no se le viera la cara a la niña.
- Le habría explicado antes de ir qué iban a hacer y qué cosas esperaban del comportamiento de la niña y qué cosas podría esperar ella de sus padres y de la actividad en sí. 
- El padre entendería que a esa edad es perfectamente normal tener desbordes emocionales (rabietas), especialmente en entornos tan sobreestimulantes como los supermercados. 
- Al empezar a desbordarse, el padre la sacaría del supermercado, pero como forma de protegerla y darle espacio para calmarse, no como castigo.
- Mantendría la calma durante todo el episodio, sin dejarse arrastrar por las emociones de la niña.
- Esperaría con ella a que se le pasara, con comprensión en la cara y contacto visual y físico (si es que ella lo acepta).
- Al terminar, reconectaría con ella: la consolaría, validaría las emociones y su origen ("Querías un juguete y no lo hemos comprado / Querías explorar a tu aire y no te hemos dejado, lo entiendo... A veces es difícil no poder hacer lo que queremos").
- Una vez la niña estuviera bien, le recordaría las expectativas y le preguntaría si está preparada para volver a entrar.
- Entrarían. (O seguirían esperando hasta que estuviera preparada o saliera su madre con la compra, lo que sucediera antes).

El llanto no es un mal comportamiento.

EL LLANTO NO ES UN MAL COMPORTAMIENTO.

¡¡¡EL. LLANTO. NO. ES. UN. MAL. COMPORTAMIENTO!!!

El llanto se acompaña, se valida, se permite.
No se ridiculiza. Ni se avergüenza. Ni se intenta parar con amenazas.
Tampoco se le tiene miedo. No hace falta ceder a algo que no queremos o que sabemos que no debemos por miedo al llanto.
Tenemos que aprender a gestionar las emociones, las nuestras y las de los niños, de una manera sana, sin reprimirlas.
Cada uno de nosotros que aprendamos a hacerlo, le estará haciendo un regalo invaluable a su hijo, a sus nietos, y a toda la sociedad. Porque al igual que este padre repite lo que su padre hacía con él, nuestros niños probablemente harán lo mismo.
Y bien sabe dios que si algo necesita este mundo es más empatía y menos desdén por las emociones y las experiencias ajenas.

Quiero seguir formándome para poder ayudaros más y mejor pero los cursos de crianza son muy caros. Si te ayudan mis posts y quieres que siga trayendo contenido de calidad, ahora puedes ayudarme haciendo una pequeña donación. ¡Muchísimas gracias!


Si tienes alguna pregunta o comentario que hacerme, o si tienes algún truco o sugerencia más que quieres aportar puedes hacerlo a través del blog, de la página de Facebook o de la cuenta de Instagram. Y si te ha gustado la entrada o crees que podría ayudarle a alguien que conoces COMPARTE.


¡Mil gracias por leerme!

¡Feliz Crianza!

0 comentarios:

Publicar un comentario

¡No te pierdas nada! ¡Suscríbete!

Suscríbete al boletín para recibir lo último en tu correo electrónico

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

Mis artículos de crianza favoritos Copyright © 2012 Design by Ipietoon Blogger Template